Compartir

Los supermercados de Lidl van a dejar de vender a lo largo de este año un producto que hasta ahora se podía encontrar en las estanterías de sus tiendas.

La empresa se ha comprometido a suprimir una serie de artículos que dañaban el medio ambiente, de tal manera que durante este 2019 irá progresivamente retirándolos.

Para empezar todos los envases en los que vende sus productos serán 100% reciclables pero, además, tampoco dispondrá de productos creados exclusivamente con plástico.

En concreto Lidl suprimirá vajillas, pajitas, bastoncillos, vasos, cubiertos, platos, etc, según informa ‘La Vanguardia’.

La compañía mantendrá a la venta los artículos en cuestión hasta que se agoten los stocks.