Compartir

El PSOE se ha quedado con un sabor agridulce tras el resultado electoral de las elecciones municipales, autonómicas y europeas de esta 26 de mayo porque, pese a que amplía poder territorial sumando para sí algunos gobiernos regionales, puede perder alguno, y no ha logrado plazas importantes como Madrid.

En un primer análisis de los datos trasluce que parte del avance del PSOE se produce por la debacle de Podemos y fuentes de la Ejecutiva admitían que la formación que lidera Pablo Iglesias se ha quedado con poca fuerza para exigir en los futuros pactos que cierre con los socialistas.

En Madrid, la candidatura de Ángel Gabilondo se ha quedado en los mismos 37 escaños que tenía y sin posibilidad de hacerse con el Gobierno regional. En la capital, Pepu Hernández ha caído hasta la cuarta plaza perdiendo incluso un edil.

Esta situación ha enmascarado que los socialistas han ampliado su poder autonómico y resultados como la mayoría absoluta que ha logrado Emiliano García-Page en Castilla-La Mancha, dejando incluso de extraparlamentario a Podemos, su socio de gobierno.

En Extremadura, el socialista Guillermo Fernández Vara también ha aumentado y logra otra mayoría absoluta, en una asamblea autonómica en la que no ha entrado Vox. Otra de las presidentas socialistas, Francina Armengol, ha logrado más respaldo ciudadano y podrá seguir al frente del Ejecutivo pactando con otras formaciones.

Por su parte, en Asturias, el PSOE revierte la tendencia menguante y suma seis diputados más, llegando a 20, y se queda a tres de la mayoría absoluta, pero con pactos Adrián Barbón tomará el relevo del también socialista Javier Fernández como presidente.

El caso de Aragón se rompe esta dinámica de consolidación y mejora del poder territorial del PSOE. El socialista Javier Lambán mejora sus resultados, pero el hundimiento de Podemos permite que haya una suma de las derechas que desbanque el gobierno socialista.

En Rioja y Canarias, donde los socialistas son primera fuerza, tiene al alcance de su mano, hacerse con el gobierno regional. Un escenario similar se da en Castilla y León donde, tras décadas de gobiernos del PP, el PSOE se convierte en la fuerza más votada, pero las opciones de gobierno pasan por un apoyo de Ciudadanos. Lo mismo pasa en Murcia, donde los socialistas logran ser el partido más votada y la gobernabilidad queda en manos de la formación que lidera Albert Rivera.

Todos los pactos están abiertos para la dirección federal, según fuentes de la Ejecutiva, a la espera de un análisis detallado de los mismos y de la visión general de la situación.

MUNICIPALES

En la Ejecutiva destacan que han mejorado “porcentualmente” los datos en Andalucía y Sevilla sigue siendo la principal ciudad que gobierna el PSOE, incluso con mejor resultado. Pero en esta comunidad han perdido Córdoba y Granada, dos consistorios por los que ha peleado el PSOE, pero en los que hay posibilidad de pacto de las ‘derechas’.

Las mayorías absolutas en Mérida y Toledo, además de la arrolladora de Abel Caballero, se suman a la recuperación de las ciudades gallegas –con excepción de Pontevedra- para el PSOE tras la irrupción en las pasadas elecciones de las ‘mareas’. Mantienen Valladolid, la ciudad que gobierna el también portavoz de la Ejecutiva socialista, y recuperan Gijón, si alcanzan un pacto con Podemos.

En la dirección socialista lamentan de que por un concejal el “buen resultado” de Pilar Alegría no se traduzca en una recuperación del Ayuntamiento de Zaragoza.

Asimismo, celebran el aumento porcentual que ha logrado el PSC en Cataluña pese que los socialistas han quedado como tercera fuerza en el Ayuntamiento de Barcelona y han perdido la Alcaldía de Lleida.

MADRID

Uno de los territorios que se tiñe de azul es la Comunidad de Madrid. El Partido Popular podrá gobernar junto a Ciudadanos y Vox, al igual que José Luis Martínez Almeida como Alcalde, que también tendrá que pactar.