Compartir
Pol Turrents

Lluvias y tormentas despedirán el verano en amplias zonas de España por la llegada de vaguadas en niveles medios de la atmósfera durante este fin de semana, lo cual dará lugar a una situación de inestabilidad generalizada, con precipitaciones en gran parte de la península que serán localmente fuertes o muy fuertes y persistentes. Serán días pasados por agua y con un descenso térmico que traerá más frío de lo normal en muchas áreas y hará que los termómetros marquen menos de 30 grados en todo el país salvo en Baleares.

El verano se marchará el próximo lunes, 23 de septiembre, a las 9.50 horas (horario peninsular), momento en que llegará el otoño, según cálculos del Observatorio Astronómico Nacional, perteneciente al Instituto Geográfico Nacional.

La predicción de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), recogida por Servimedia, indica que el tiempo suave se irá imponiendo poco a poco en los últimos días de la estación estival, cuando se alternarán los cielos despejados con nubosos y temperaturas agradables hasta llegar al próximo fin de semana, que será más otoñal por la generalización de chubascos y tormentas, y por una caída térmica que obligará a sacar la ropa de manga larga en muchas áreas del país.

Respecto al jueves, se esperan chubascos y tormentas localmente fuertes en los Pirineos y el sur del Sistema Ibérico, si bien también habrá precipitaciones ocasionales en otras zonas de montaña de la mitad norte peninsular. Las temperaturas bajarán en el área mediterránea y sólo habrá más de 30 grados en Extremadura, el valle del Guadalquivir y puntos del valle del Ebro.

VIERNES Y FIN DE SEMANA

La atmósfera comenzará a inestabilizarse a partir del viernes en buena parte del interior peninsular y el área mediterránea, con probabilidad de chubascos y tormentas sobre todo por la tarde. Los chubascos y las tormentas se intensificarán en área del centro peninsular, Pirineos, la zona levantina y la Costa del Sol, sin descartarse en otras zonas de la península. Los termómetros marcarán valores más bajos en el la mitad sur de la península, y más altos en las provincias cantábricas. Habrá al menos 30 grados sólo en zonas de Cáceres, Badajoz y Sevilla.

Respecto al fin de semana, la inestabilidad se incrementará y las precipitaciones se generalizarán este sábado en la península, sobre todo en el tercio noreste, especialmente en Cataluña, donde hay probabilidad de chubascos acompañados de tormentas que pueden ser fuertes o muy fuertes e incluso persistentes.

También se espera que la inestabilidad continúe afectando este sábado al centro peninsular. Además, un nuevo frente atlántico con lluvias asociadas llegará al noroeste peninsular por la tarde. Las zonas con menos probabilidad de lluvias son el extremo sureste peninsular, Baleares y Canarias.

Las temperaturas descenderán este sábado en la mitad oeste y el tercio noreste de la península, y ascenderán en el litoral cantábrico, el sureste peninsular y Baleares. Los valores serán inferiores a los habituales para la época del año en la mitad sur peninsular y Mallorca podría ser la única zona del país con más de 30 grados.

Y en relación al domingo la Aemet precisa que aún hay incertidumbre en la predicción, si bien es probable que las precipitaciones comiencen a remitir, aunque aún podrían ser intensas en el tercio norte, sobre todo en los Pirineos.

La semana acabará con una caída de temperaturas en el noroeste peninsular, principalmente en el extremo norte, y continuarán por debajo de los valores normales. Los principales descensos se esperan en Galicia, Asturias y Badajoz (entre seis y ocho grados menos en apenas 24 horas). Sólo el este de Mallorca y Menorca estarán a más de 30 grados el último día del verano.

(SERVIMEDIA)