Compartir

El bar Eguzki, ubicado en Bermeo (Vizcaya), ha sorprendido a un grupo de clientes habituales al introducir un suplemento especial en la cuenta. En el ticket impreso se puede ver cómo al precio final de las consumiciones se sumaba un plus de 10 euros “por tocar los cojones”.

En declaraciones a ‘Espejo Público’, el dueño del bar ha explicado que fue idea de la camarera introducir el gravamen especial, cansada de escuchar sus bromas y chistes cotidianos no solo hacia el personal sino también hacia el resto de comensales.

El ‘sancionado’, que no es otro que un miembro de la cuadrilla del jefe que junto a otros cuatro amigos van a comer todos los jueves al restaurante, confirmó que abonó los 10 euros exigidos en el ticket y aseguró habérselo tomado a bien.

Eso sí, preguntados sobre si utilizarán el suplemento para otros clientes, lo han dejado en el aire.