Compartir

El Grupo Santander obtuvo un beneficio atribuido de 3.231 millones de euros en el primer semestre de 2019, lo que supone un descenso interanual del 13,9% debido a un cargo extraordinario de 814 millones de euros por costes de reestructuración en España y Reino Unido.

De esa partida, 108 millones los había anotado en el primer trimestre y en el segundo agrega otros 706 millones. La última rúbrica incluye 600 millones en costes por los ajustes en red y plantilla que está acometiendo en España tras absorber Popular, otros 60 millones en costes también de reestructuración en Reino Unido y 80 millones adicionales para indemnizaciones en el mercado británico por seguros de protección de pagos (PPI).

El banco las enmarcó hoy dentro de sus planes de reestructuración para reducir la base de costes en Europa en un 10% o 1.000 millones de euros al año, tal y como anunció en su Investor Day de abril. Si se excluyen dichas dotaciones, el beneficio ordinario crecería un 2% en euros constantes y ascendería a 4.045 millones de euros, detalló la entidad en un comunicado.

La presidenta del grupo, Ana Botín, afirmó que es el “mejor beneficio ordinario trimestral de los últimos ocho años” para el banco, reflejo del “progreso” en su transformación comercial y digital. Según subrayó, el beneficio creció en todos los países donde opera, con especial empuje en Norteamérica, que ahora representa un 17% de los resultados del grupo, frente al 14% hace un año.

Se trata de las primeras cuentas que presenta después de reorganizar los negocios en tres macroáreas geográficas: Europa, Norteamérica y Sudamérica, y tras haber creado una división específica para el negocio digital y Openbank, que pasa así a tener la importancia equiparable a cualquier otro mercado a la hora de rendir cuentas sobre su evolución y resultados.

Según la entidad, la transformación comercial y digital siguió mejorando la calidad y la recurrencia de los ingresos, que crecieron un 4% en el margen de intereses, mientras que el crédito y los recursos de clientes aumentaron un 4% y 6%, respectivamente, en euros constantes.

CRECE AL 4% EN CRÉDITOS

El banco aumentó en un millón el número de clientes en el trimestre y ya atiende a 142 millones en todo el mundo. De ese censo considera vinculados o aquellos que usan Santander como banco principal a un total de 20,6 millones de usuarios, un 10% más; y digitales a 34,8 millones de clientes (+22%).

Por divisiones y según la nueva estructura, por vez primera detalla cómo va el negocio específico de los servicios digitales y el banco directo Openbank. En el semestre generó ingresos por valor de 48 millones de euros, un 18% más, si bien los costes superan la cifra de negocio porque alcanzaron los 108 millones por las inversiones en nuevos proyectos.

Los negocios en Europa aportaron el 45% del beneficio ordinario del grupo, mientras que Sudamérica contribuyó con el 38% y Norteamérica con el 17%. Por países, Brasil continuó siendo el principal mercado, con el 29% del beneficio total, seguido de España (13%), la financiera Santander Consumer Finance (13%), Reino Unido (11%) y Estados Unidos (9%).

El beneficio específico en España creció un 5% y ascendió a 694 millones, gracias en parte a que la partida de gastos se redujo un 7% por efecto de las sinergias que ya está consiguiendo por la integración del Popular. También ayudó el aumento de los ingresos, mientras que el negocio crediticio aún cae un 4% por el desapalancamiento de las empresas y la caída del stock de hipotecas.

En lo que respecta a la calidad del balance, su ratio de morosidad se redujo en 11 puntos básicos, hasta el 3,51%, y el capital de máxima calidad CET1 mejoró en 11 puntos básicos adicionales en el segundo trimestre, hasta alcanzar el 11,30%, frente al objetivo a medio plazo del contar con un ratio del 11-12%.

En términos de rentabilidad, aquella calculada sobre capital tangible o RoTE se situó en el 11,7% y le mantiene entre “los bancos más rentables entre sus competidores”, subrayó el Santander.