Quantcast

El PP recurre ante la Audiencia Nacional la orden que regula el final del curso escolar

El Partido Popular anunció este lunes que ha recurrido ante la Audiencia Nacional la orden ministerial que regula el final de este curso académico y el inicio del próximo, ya que considera que “conculca la ley orgánica de educación” y crea “un enorme agravio entre los alumnos de las distintas comunidades autónomas”.

Así lo confirmó el secretario general de los populares, Teodoro García Egea, en rueda de prensa en la sede nacional de la formación tras mantener una reunión por videoconferencia con los grupos parlamentarios en el Congreso de los Diputados, en el Senado y en el Parlamento Europeo.

Según García Egea, la citada orden ministerial “conculca la ley orgánica de educación al establecer la promoción como norma general, por vaciar de contenido a través de un reglamento un precepto legal que desarrolla un derecho fundamental y por violar el artículo 6 de la ley orgánica que regula los estados de alarma, excepción y sitio en relación con lo dispuesto en el artículo 116.2 de la Constitución”.

El secretario general del PP afirmó que ya “sabemos que este Gobierno tiene un problema con el cumplimiento de las normas, también los ministros de forma individual”. Dicho esto, opinó que el Ejecutivo “se ha lavado las manos” y “se ha echado a un lado” en lo que concierne a la educación.

“No puede ser que haya diferencias entre el avance y la regulación en materia educativa de las distintas comunidades”, sentenció García Egea. “No puede ser que el Gobierno se lave las manos sobre la manera de concluir el curso escolar, creando un enorme agravio entre los alumnos de las distintas comunidades”, apuntaló.

Aseguró que el PP no lo puede permitir “por razones de justicia y de equidad” y defendió que “todo debe ir acompasado de la misma forma y todos los alumnos españoles, vivan donde vivan, deben tener las mismas oportunidades y el mismo tratamiento”. En este contexto, valoró que la decisión del Gobierno en materia educativa supone “una falta de respeto gravísima a la función de los colegios, al trabajo docente y al esfuerzo de los alumnos”.

(SERVIMEDIA)

Comentarios de Facebook