Compartir

El Banco de España estima que la deuda pública de España se mantendrá “holgadamente” por encima del 90% del PIB en 2021 y cree que llevará “bastante tiempo” reconducirla hacia niveles comparables con la UE.

Así lo apuntó el director general de Economía y Estadística del Banco de España, Óscar Arce, en la rueda de prensa para presentar la actualización de las proyecciones económicas del organismo para el periodo 2019-2021.

Arce indicó que, a falta de conocer la política presupuestaria del Gobierno, “cabe esperar que la deuda se reduzca de manera bastante gradual”. Lamentó que en los cinco años de crecimiento económico que ha experimentado España, la deuda pública apenas se ha reducido y que, “incluso en un escenario macroeconómico relativamente positivo, cabe esperar que lleve bastante tiempo reconducir los niveles de deuda pública hacia niveles más comparables con la UE”. Arce aseguró que no es una tarea imposible, pero que “llevará tiempo”.

Precisamente, la Comisión Europea conminó en esta semana a España a “destinar los ingresos extraordinarios a acelerar la reducción de la ratio de deuda pública”. Tras analizar el Programa de Estabilidad y el Programa Nacional de Reformas para 2019, Bruselas avisó de que “a pesar de que el PIB continúa creciendo vigorosamente, la deuda pública como porcentaje del PIB sigue siendo elevada”.

El Gobierno proyecta reducir el peso de la deuda sobre el PIB al 95,8% en 2019, el 94% en 2020, el 91,4% en 2021 y alcanzar el 88,7% en 2022.

En lo que respecta al conjunto de la economía española, Arce descartó un “recalentamiento”, puesto que “no vemos una acumulación generalizada de desequilibrios macroeconómicos como se veía en otras ocasiones en fases alcistas”.