Compartir

Momentos de tensión en la sede de Amazon en Madrid después de que una llamada alertara de la colocación de un paquete bomba en el interior de las instalaciones situadas en la calle Ramírez de Prado número 5.

Por precaución la Policía Nacional procedió a desalojar a los trabajadores de la multinacional, sin que se produjeran heridos.

Tras la llegada de los TEDAX se procedió a la inspección de las oficinas sin que se encontrara ningún artefacto. Los agentes han confirmado que se trataba de una falsa alarma. Los trabajadores han vuelto a su puesto de trabajo.