Compartir
Santiago Abascal (VOX)

El partido político Vox entraría en el Congreso de los Diputados con 5 diputados andaluces si en las próximas elecciones generales se repitieran en esta comunidad los resultados de los comicios autonómicos celebrados este domingo para la Presidencia de la Junta.

La extrapolación de los resultados andaluces del 2-D al reparto de escaños en el Congreso propio de unas elecciones generales depara que el Partido Popular perdería 8 diputados andaluces en las Cortes Generales al pasar de 23 a 15, el PSOE caería 1, de 20 a 19, Unidos Podemos mantendría los 11 que tiene ahora, Ciudadanos aumentaría de 7 a 11 y Vox irrumpiría con fuerza al lograr 5 que le permitirían tener grupo propio, aunque no lograse ningún diputado en el resto de España.

En las elecciones generales de 2016, Andalucía repartió 61 diputados del Congreso entre los 23 de PP, 20 de PSOE, 11 de Unidos Podemos y 7 de Ciudadanos. El PP de Mariano Rajoy fue entonces la fuerza más votada y, merced a ello, superó al resto de partidos políticos. Si el resultado de las andaluzas de este domingo se repitiera en las siguientes elecciones generales, el PSOE sería el primer partido en esta región con 19 escaños (uno menos), seguido del PP (ocho menos), de Unidos Podemos (once, igual que ahora), de Ciudadanos (cuatro más) y de Vox (que entraría por primera vez en el Congreso directamente con cinco andaluces).

Por provincias, el reparto en Sevilla sería: 4 para PSOE, 3 para Unidos Podemos, 2 para PP, 2 para Cs y 1 para Vox. Los populares perderían dos en esta circunscripción, que ganarían Ciudadanos y Vox. En Málaga, el PSOE sería la primera fuerza con 3 diputados; otros 3 obtendría el PP, 2 Ciudadanos, 2 Unidos Podemos y 1 Vox. El PP perdería uno respecto a 2016, que iría a parar al partido verde de Santi Abascal.

En Cádiz, el reparto de escaños se igualaría al conseguir 2 el PSOE, 2 Ciudadanos, 2 Unidos Podemos, 2 el PP y 1 Vox. Sería un cambio sustancial respecto a las anteriores generales, en las que populares y socialistas obtuvieron tres cada uno, frente a dos de la coalición morada y uno de la naranja.

Algo parecido sucedería en Almería, donde el PP conseguiría 2 diputados, otros 2 el PSOE, 1 Vox y 1 Ciudadanos. Unidos Podemos se quedarían sin representación en esta provincia, como ya le pasó en las generales de 2016. Entonces, el PP logró tres, el PSOE dos y Ciudadanos uno.

En Córdoba no cambiaría nada porque el PSOE mantendría sus dos diputados actuales, al igual que el Partido Popular. Ciudadanos y Unidos Pondremos recibirían uno cada uno, los mismos que tienen ahora.

En Granada, Vox conseguiría un escaño a costa del PP, que bajaría de 3 a dos. El PSOE mantendría los 2 que obtuvo en 2016. Unidos Podemos y Ciudadanos, que ahora tienen un diputado cada uno, seguirían igual.

En Huelva habría un cambio mínimo. El PSOE conservaría sus 2 diputados, mientras que el PP perdería uno de los dos conseguidos en las últimas generales y que ahora ganaría Ciudadanos. Por su parte, Unidos Podremos mantendría el escaño del que dispone ahora.

En Jaén pasaría lo mismo. El PSOE repetiría con 2 diputados, mientras que el PP descendería de dos a 1. Unidos Podemos repetiría el que ahora tiene y Ciudadanos conseguiría un nuevo representante.