Compartir
Pixabay

Cinco familiares mueren tras inhalar monóxido de carbono en la localidad de Vila Real, al norte de Portugal. Los cuerpos sin vida de un matrimonio de 44 y 54 años y dos niñas de nueve y 14 años, junto a su tío de 48 han sido encontrados en los dormitorios de la vivienda.

Al parecer, y según el Instituto Nacional de Emergencias Médicas, la intoxicación fue la inhalación de monóxido de carbono, al contrario de lo que se pensó al principio de la investigación, ya que se pensó que se debía a la ingesta de setas venenosas.

Las cinco personas vivían en una casa que, según el comandante de los bomberos, “no contaba con las condiciones mínimas”. Él mismo comentó que “es increíble. No tengo palabras para describirlo. Las divisiones son minúsculas, llenas de remiendos, de material de construcción. No creía posible que alguien viviera de esa forma”.