Compartir

Un vuelo que debía cubrir la ruta entre Manchester y Tenerife se vio obligado el pasado jueves a tener que hacer un aterrizaje de emergencia a causa de la trifulca entre el pasaje que se había desatado en pleno viaje.

La aeronave tuvo que tomar tierra en el aeropuerto de Faro (Portugal) después de que varios ciudadanos británicos la emprendieran a golpes entre ellos. Finalmente siete personas fueron arrestadas una vez que el avión tocó tierra.

El personal de cabina de EasyJet intentó sin éxito que los pasajeros se tranquilizaran.