Compartir

El portavoz de Cs en la Asamblea de Madrid, Ignacio Aguado, presentó este miércoles al gobierno regional presidido por la popular Isabel Díaz Ayuso, del que él formará parte, como el “contrapeso” idóneo frente a la “incapacidad” y a la “inestabilidad” que, a su juicio, representa el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez.

Así se presentó Aguado, durante la segunda de las dos jornadas del Pleno de investidura en la Asamblea de la Comunidad, que estuvo trufado de referencias a la politica nacional y en el que cargó duramente contra el portavoz de Más Madrid en este organismo, Iñigo Errejón, de quien dijo que “no creo que sea el diablo, pero sus ideas dan bastante miedo”.

Enumeró los últimos indicadores económicos conocidos para afirmar que vienen “nubarrones, una tempestad” que Sánchez “niega”. Acusó al presidente del Gobierno en funciones de “irse de vacaciones a Doñana, más que para buscar la inspiración, para reunirse con sus estrategas electorales para analizar qué es lo que le interesa a él”.

Presentó una España donde los nacionalistas y Bildu están “envalentonados”, el PNV se “mira el ombligo” y ERC amenaza con “golpes de Estado”. Por ello, presentó al ejecutivo regional que presidirá Díaz Ayuso como el “contrapeso” a la “incapacidad” e “inestabilidad” de Sánchez.

A su vez, reconoció que el acuerdo suscrito con el PP costó sacarlo adelante, mientras que presentó el paquete de medidas planteadas por Vox como “perfectamente asumibles”.

Por ello, retó al socialista Ángel Gabilondo y a Errejón a que le digan qué punto, “literales no inventados”, de los 155 que conforman el acuerdo entre PP y Cs, no les agradan, mostrándose convencido de que a sus votantes el conjunto del pacto “les gusta, y mucho”.

“Si a ustedes les gustan y votan en contra, tendrán que reconocer que su obsesión por los sillones y los egosles importan más que los problemas reales de los madrileños. Quieren el poder por el poder”, espetó.

Esto le sirvió para preguntarles los motivos por los que quieren gobernar la Comunidad, afeándoles los, a su juicio, fracasos de las experiencias de gobierno en Andalucía y en el Ayuntamiento de Madrid, y deduciendo que Errejón busca “regar de subvenciones a grupos afines para asegurarse un futuro más allá de la política”.

Por su parte, afeó a Gabilondo que critiquen el acuerdo entre PP y Cs, que contará con el apoyo de Vox, en la Comunidad, mientras calla ante el “acuerdo vergonzante” de los socialistas para gobernar Navarra, cuando el primer secretario del PSC, Miquel Iceta “apoya indultos a los presos golpistas en Catalula”, cuando el PSOE “se coaliga con ERC en Baleares” o cuando “se reparten la Diputación de Barcelona” con el partido del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. “Cuando vuelvan a tener sentido de Estado, volverán a ser interlocutores válidos”, dijo.

Por último, reconoció su incapacidad para comprometerse a acabar con todos los problemas de la Comunidad y para prometer que no se equivocará. No obstante, dejó claro que “sí me comprometo, mañana, tarde y noche, a conseguir un gobierno moderado, centrado, lleno de sentido común y pragmatismo”.

(SERVIMEDIA)