Compartir

Caixabank ha comunicado a los representantes de sus trabajadores que tendrá que reducir su plantilla en 2.157 personas, lo que supone el 7,3% del total, por el cierre previsto de 821 oficinas. Las cifras las ha puesto sobre la mesa tras la reunión que han mantenido esta mañana.

La medida fue anunciada el pasado mes de noviembre pero hasta ahora no se habían concretado los números. 1.913 despidos procederán de la red de oficinas y los 244 restantes, de actividades de apoyo a las sucursales.

Según fuentes sindicales citadas por ‘El Mundo’, la dirección les ha trasladado las distintas actuaciones que pondrán en marcha “despidos colectivos, movilidad geográfica o modificación sustancial de las condiciones de trabajo”. Unas medidas que consideran inaceptables, por lo que han “solicitado la apertura de una mesa de negociación colectiva no sometida a plazos legales” y aseguran que a la empresa “le basta con tener voluntad de llegar a acuerdos satisfactorios y voluntad de cumplirlos”.

Desde Comisiones Obreras, según ‘La Vanguardia’, Caixabank “también les ha propuesto modificar el horario de todas las oficinas para ampliarlo” y subrayan además que “quedan fuera de la reestructuración Barcelona y Teruel”.