Compartir

Acciona obtuvo un beneficio neto atribuible de 155 millones de euros en el primer semestre del año, lo que supone un descenso interanual del 16,5% al no contar con el negocio termosolar en España y Transmediterráneas, vendidas en el primer tramo del año 2018.

Si se aislan esas operaciones, el beneficio ordinario creció “con fuerza”, en un 54,4%, con 155 millones de euros frente a los 100 millones que hubiera cosechado en el ejercicio 2018 de carecer también de esas divisiones y tener un perímetro comparable de negocios.

Según detalló hoy la compañía, su beneficio bruto de explotación (Ebitda) subió un 6,6% y ascendió a 659 millones, “fundamentalmente por el crecimiento en el área de ‘Infraestructuras’, que incluye ingresos del proyecto del Metro Ligero de Sídney tras alcanzar un acuerdo global con el cliente, y la aportación de los nuevos activos internacionales de ‘Energía’ en operación”.

Las ventas subieron un 1,3% y alcanzaron los 3.570 millones millones en el semestre, con progresiones en los negocios de ‘Energía’ (+1,2%) e ‘Infraestructuras’ (+5,8%).

Por su parte, la inversión total neta durante el periodo totalizó 701 millones (+36,6%); siendo 196 millones en proyectos de la división de ‘Energía’ y 350 millones en ‘Infraestructuras’.

A pesar del esfuerzo inversor la deuda financiera neta del grupo se mantuvo a su vez estable respecto al trimestre anterior, en 4.738 millones millones de euros.

POR DIVISIONES DE NEGOCIO

En áreas de negocio, la cifra de ‘Energía’ creció un 1,2%, hasta los 1.035 millones; con un Ebitda de 389 millones (-0,8%). Si se excluye el negocio termosolar y su contribución el pasado año y el efecto de la entrada en vigor de la contabilidad NIIF 16, dicho beneficio bruto de explotación aumentaría un 4,8% en lugar de caer.

La actividad de generación internacional elevó un 15,2% su Ebitda favorecida por la contribución de los nuevos activos en operación y que contrarrestó el descenso del 16,3% en la generación en España.

La cifra de negocios de ‘Infraestructuras’ alcanzó los 2.465 millones, un 5,8% más, y el Ebitda subió un 27,5%, hasta los 251 millones.

El negocio inmobiliario aumentó a su vez los ingresos hasta los 56 millones y se dispara así un 281,5% por la aceleración de la entrega de las promociones residenciales durante el semestre.

Por su parte, los fondos bajo gestión de Bestinver se situaron en 6.007 millones a finales de junio, lo que supone un aumento del 9,6% sobre el cierre de 2018.