Compartir

Un equipo de cinco científicos ha encontrado en China las huellas fósiles de animales más antiguas de la Tierra y datan de hace entre 541 y 551 millones de años, en la zona de las Tres Gargantas del río Yangtsé, al sur de ese país asiático.

El estudio, publicado en la revista 'Science Advances', señala que las huellas fósiles corresponden a rastros de apéndices de animales en el periodo Ediacárico (de 635 a 541 millones de años) en China, en lo que se considera como el registro de huella de animales más antiguo en la Tierra.

Animales bilaterios (es decir, con simetría bilateral) como los atrópodos y los anélidos tienen apéndices emparejados y se encuentran entre los animales más diversos en la actualidad y en el pasado geológico.

A menudo se supone que estos animales aparecieron repentinamente durante la Explosión Cámbrica hace aproximadamente entre 541 y 510 millones de años, aunque desde hace mucho tiempo se sospecha que su ascendencia evolutiva estaba arraigada en el periodo Ediacárico. Sin embargo, hasta ahora no se había encontrado ningún registro fósil de apéndices de animales en el Ediacárico.

Investigadores del Instituto de Geología y Paleontología de la Academia de Ciencias de China y del Instituto Politécnico y Universidad Estatal de Virginia (Estados Unidos) estudiaron rastros y madrigueras descubiertos en la zona de las Tres Gargantas del río Yangtsé. Las huellas son algo irregulares y consisten en dos filas de impresiones que están dispuestas en series o grupos repetidos.

Las características de los rastros indican que fueron producidos por animales bilaterales con apéndices emparejados y que levantaban su cuerpo por encima de la interfaz agua-sedimento. Las huellas parecen estar conectadas a madrigueras, lo que sugiere que los animales pueden haber cavado periódicamente en los sedimentos y las esteras microbianas, tal vez para extraer oxígeno y alimentos.

Estos vestigios de fósiles representan algunas de las pruebas conocidas más antiguas de apéndices de animales y extienden el primer registro de fósiles de animales con apéndices desde el Cámbrico temprano hasta el periodo Ediacárico. Sin embargo, todavía no se han encontrado los fósiles corporales de los animales que hicieron estas huellas, aunque quizá nunca fueron preservados.