Compartir

Hace unos días Blizzard ha lanzado World of Warcraft Classic, el retorno del juego de rol online más exitoso del mundo a sus inicios. Se puede decir que es una vuelta al principio de este juego al que todo gamer que se precie, ha pasado algunas horas. Esta vuelta significa volver al juego en esencia pura a lo que era hace 15 años sin todos los cambios que ha ido sufriendo, algunos a mejor y otros que los jugadores echaban de menos.

Si bien es cierto que el lanzamiento fue algo caótico debido a las avalanchas de gente y a la cantidad grosera de horas que había que esperar para entrar en los servidores más solicitados, esto ha ido estabilizándose a medida que han pasado los días y ya no hay tantas horas de espera y se puede jugar rápidamente.

Para los que no conozcan WOW Classic, es un MMORPG, un juego de rol online masivo, en el que tendremos que crearnos uno o varios personajes por cada servidor. Estos personajes pueden ser de la Alianza, es decir, los llamados personajes blancos como humanos, elfos, enanos o Gnomos mientras que en la Horda, los salvajes, por así decirlos, podemos elegir Orcos, No muertos, Taurens y Trolls. Luego tras personalizar la imagen de la raza podremos elegir la clase entre guerrero, pícaro, mago, brujo, sacerdote, cazador, chamán. No todas están disponibles para todos los personajes y cada una tiene unas ventajas sobre otras.

Tras haber elegido personaje entramos y se nos hace un breve resumen de las motivaciones de nuestra raza y se nos manda al mundo con otra gran cantidad de personas que veremos por allí pululando ya que este juego es completamente online. Tendremos que hacer misiones, hablar con el resto de jugadores e incluso crear guilds, es decir, alianzas con otros para poder derrotar a poderosos jefes.

Hacer misiones y matar enemigos nos dará experiencia y esta experiencia nos hará subir de nivel adquiriendo así nuevas habilidades para nuestro personaje. Sin duda la gracia del juego está en jugar con más gente e incluso amigos con los que podremos chatear directamente en el propio juego pulsando Enter y escribiendo o mediante un programa externo de voz tipo Discord.

Tiramos de las orejas a Blizzard que no ha creado un servidor expresamente para españoles o hispanohablantes, así que hay que pelearse con otros jugadores de otras nacionalidades por entrar en los servers con más usuarios de nuestro país. Como decíamos, ha habido los primeros días gran cantidad de afluencia a los servidores, ya sean de jugador contra jugador o de los distintos modos, sin embargo Blizzard ya ha arreglado y aumentado la capacidad de cada mundo. Simpáticas imágenes han dado la vuelta en las redes sociales en donde para realizar misiones había largas colas en las que los jugadores llevaban su turno esperando para hablar con el npc oportuno. Aunque sea un juego digital, se han formado estas colas como si fueran las entradas a las atracciones en los parques temáticos.

Otro de los hitos, además de la afluencia, que ha generado WOW Classic fue el más de un millón de espectadores simultáneos que estuvieron viendo el juego en Twitch en su lanzamiento como así ha asegurado Blizzard. Este más de un millón de personas viendo cómo comenzaba el juego tuvo lugar el 27 de agosto, pasados 5 minutos de las doce. Pero las astronómicas cifras no se quedan ahí ya que durante las primeras 24 horas del lanzamiento WOW Classic en Twitch registró más de 6 millones de espectadores únicos, unos números que muy pocos juegos han generado por ellos mismos.

Por supuesto que para jugar a WOW Classic sigue haciendo falta una suscripción de tiempo. Eso sí, nos valdrá nuestra suscripción del World of Warcraft normal para jugar al WOW, es decir, no hay que comprar una aparte.

Para jugar hay que descargar el lanzador de Battle.net de Blizzard y a partir de ahí, descargar WOW Classic. Los requisitos son para todos los ordenadores actuales e incluso algunos más antiguos ya que el juego requiere los mínimos de un PC de la época en la que salió, hace 15 años.

WOW Classic es la vuelta a lo primigenio y al juego en esencia y sin duda una buena oportunidad para ver cómo ha ido evolucionando todo a partir del juego original. Una buena opción para redescubrir este exitoso MMORPG o para darle la primera oportunidad. Seguro que sea como sea, os va a enganchar.