Compartir

Aunque pareciera que hoy en día los grandes estudios nos tienen acostumbrados a la inexistencia de juegos que no están clasificados dentro del espectro “Triple A”, los pequeños grupos Indie nos sorprenden de vez en cuando con algún que otro juego para romper la rutina de los grandes lanzamientos, en su mayoría, n-ésima secuela del original.

En este caso, bebiendo de las fuentes proverbiales de clásicos como Metal Slug y otros muchos Run n’ Gun, Awesome Games Studio nos trae un pequeño remix con tintes de procedural, que si bien puede volverse repetitivo con el tiempo, nos ofrecerá horas de entretenimiento de lo más curioso.

Controlando la furia

El esquema de controles de Fury Unleashed, a pesar de parecer a primera vista caótico, tiene una curva de aprendizaje bastante accesible, y gracias a sus múltiples modos de activar diversas acciones, puede adaptarse a diferentes tipos de jugador sin llegar a obstruir la fluidez del gameplay, que al fin y al cabo, es una de las principales tareas de un sistema de control: el equilibrado entre la variedad de opciones disponibles para el jugador y la rapidez y fluidez con la que estas pueden ser ejecutadas.

Y es que, en un juego de este tipo en el que a medida que avanzas te enfrentas cada vez a un mayor número de enemigos más resistentes, lo primordial es no quedarse atascado pensando “¿Y cómo se lanzaban las granadas?” o “¿No había un movimiento especial por alguna parte?”

El desarrollo del gameplay es bastante sencillo: Dispara con el gatillo derecho en línea recta si quieres concentrarte en otras habilidades, o utiliza el stick para dirigir hacia donde quieres disparar con tu arma principal. El resto de habilidades y acciones llegarán naturalmente en el momento en que las necesites, creando un flujo de movimientos cómodos y naturales para que podamos concentrarnos en esquivar los múltiples proyectiles que se dirigen hacia nosotros en momentos dados.

Si Ejecutamos combinaciones de muertes sin recibir daño en un periodo de restricción de tiempo, conseguiremos recompensas cada vez mayores, que nos permitirán mejorar las capacidades de nuestro héroe y nuestro armamento personal, lo que consigue enganchar al jugador y acelerar el gameplay hasta límites insospechados en niveles más avanzados.

Como en todo buen Run n Gun, la dificultad, ya por si misma bastante elevada, se incrementa a medida que avanzamos en el juego. Una vez cumplamos ciertos requisitos, podremos desbloquear modos más difíciles, mejorando la rejugabilidad del título, que básicamente se convertirá en una pesadilla. Afortunadamente, también contamos con un modo “Fácil”, ideal si no estás familiarizado con este tipo de scrollers en 2D, que ponen a prueba tus reflejos y tu capacidad de analizar amenazas de un solo vistazo. La dificultad del mismo también puede ser ligeramente ajustada en los ajustes de control, con el disparo automático, o el nivel de puntería asistida (Os reto a desactivarlo todo)

 

A su vez, el título permite que compremos mejoras para nuestro héroe utilizando la moneda del juego, que conseguiremos derrotando enemigos y avanzando en los niveles disponibles, consiguiendo de este modo que no desesperemos si llegamos a un punto muy complicado.

Desafortunadamente, aunque se incluye un Coop local, el juego carece de un modo cooperativo multijugador a través de Xbox Live, algo que sin duda alguna habría sido todo un acierto, y que resta atractivo al resultado final, que sería más disfrutable si pudiésemos incorporar a nuestros “colegas de batalla” a la acción.

 

Estilo visual envidiable y sonido inmersivo

En una época en la que todo son polígonos, triángulos, shaders, e incluso Raytracing, un juego en 2D de un desarrollador humilde debe esforzarse al máximo para destacar. Quizás el apartado gráfico no es lo que más convence en Fury Unleashed, al menos no en el apartado técnico, pero su estilo es excelente. Con una atmósfera que va evolucionando en función del capítulo que juguemos, este título nos ofrece un confort visual extremo. La paleta de colores, los fondos y los escenarios consiguen meterte en la historia, algo que sin duda también es conseguido por el sonido. Si bien los efectos parecen sosos, en conjunto con la música estilo arcade consiguen crear un alto nivel de inmersión en la historia y el desarrollo del juego.

Furyverse extendido

La historia de Fury Unleashed, aunque el propio nombre del juego sea tan extremadamente genérico, es bastante original. El modo principal (el único disponible) que se puede jugar tanto en solo como en cooperativo en la misma máquina, nos permite seleccionar inicialmente cuatro historias distintas en forma de “Comic”.

Así es, aunque también suene  tremendamente genérico, nuestro héroe es básicamente un personaje de comic que es guiado por el “Señor Garabato”, representación del autor de los comics,  atormentado  por su propia creación, y que conoceremos a través de diferentes escenas que nos mostrarán información directamente en la pantalla de su teléfono móvil. Debemos eliminar a los villanos que están distribuidos por todas las viñetas y conocer a “nuestro creador”.

Y es que la composición de la pantalla de juego está dividida en viñetas, sacadas de las páginas de los mismos comics a través de los que jugamos.

Estos comics cuentan con su propia historia y enemigos y escenarios exclusivos, que no encontraremos en los otros. Inicialmente, solo el primero está disponible, y los siguientes no serán desbloqueados hasta que derrotemos a los tres jefes finales del comic inmediatamente anterior.

Aunque el nivel de dificultad y los enemigos en pantalla pueden llegar a mitigar el efecto, Fury Unleashed adolece del mismo problema que otros juegos de este género: es repetitivo. No ayuda tampoco que la progresión sea plana. A medida que avanzamos podemos conseguir más salud, llevar más granadas, o mejorar el impacto de nuestras armas, pero no contamos con un revulsivo en el gameplay que nos anime a avanzar. Afortunadamente, la generación procedural de contenido regenera los niveles de manera que nunca sean exactamente iguales, permitiendo que rejugar desde el principio un comic no se convierta en una repetición sin más.

Fury Unleashed ha tenido un periodo de desarrollo largo, inusualmente largo para un juego de estas características, pero el feedback de los usuarios en su etapa Early Access, que se ha extendido más de dos años, han permitido al estudio ajustar los engranajes y pulir muchos aspectos del juego, para conseguir una experiencia completa y sólida, con alta rejugabilidad y controles accesibles y disfrutables.