Compartir

La definición de RAD es una unidad de dosis de radiación absorbida. Y es que el juego de Rad nos muestra un mundo donde la radiación está en cada acción que hagamos prácticamente. Bandai Namco y Doble Fine Producctions nos traen este original Roguelike que se hará muy disfrutable y que convierte cada partida en una nueva aventura.

Rad nos coloca en un mundo post-postapocalíptico, si, nada menos que dos apocalipsis han asolado a la humanidad y han dejado un mundo lleno de criaturas que querrán acabar con nosotros y han destruido la naturaleza y el verdor de antaño. Nosotros encarnaremos el papel de unos chavales que deberán salvar al mundo con la ayuda de un bate de béisbol al principio y numerosas ventajas según vayamos avanzando.

En un claro homenaje a los años 80, tenemos a varios personajes estereotipados de esta época, hasta 8, como el Skater, el punk o la pijita. Nuestro objetivo es ir explorando mapas creados proceduralmente para activar unas torres que abran la puerta que nos lleva al siguiente nivel. Al final de cada nivel tendremos que enfrentarnos con un jefe final de más o menos dificultad y un subjefe con más vida que las criaturas normales del mapa.

A medida que vamos eliminando enemigos iremos consiguiendo rads y esto sube nuestro índice de radiación que cuando llega al límite nos otorga una mutación aleatoria que nos mejora (o empeora) la forma de jugar. Algunas mutaciones pueden ser cabeza de cobra que hace que de nuestra espalda surja una serpiente que hace que el ataque sea más lejano. Un brazo bumerán que convierte el ataque a distancia, un fuelle, que permite alejar a los enemigos y hacernos flotar en el aire, alas que nos otorgan la posibilidad de mantenernos en un salto más tiempo y saltar más alto y así hasta más de 50 mutaciones diferentes y aleatorias externas. También tenemos más de 30 mutaciones internas que nos dan habilidades como más vida o evitar distintos tipos de daño y por último las peculiaridades que mejoran defensa, añaden ataques, etcétera. Todas estas mutaciones pueden mezclarse y crear otras aún más potentes y diferentes dependiendo de cuáles coincidan en cada partida. Esto hará que el juego nos enganche para ver en qué nos vamos a convertir. También le da un cariz de dificultad al juego ya que dependiendo de las habilidades que tengamos va a ser más fácil o más difícil acabar todos los niveles.

Así que en todo caso la partida va a ir variando y siendo jugable de distintas maneras. A veces no tendremos más remedio que golpear a corta distancia, otras veces podremos mantenernos lejos de los enemigos. En otras partidas los dañaremos con un rastro que iremos dejando tóxico, en determinados momentos podremos absorber su vida con una habilidad vampírica o incluso ver con rayos X si llevan alguno de los ítems que nos sirven. Estos ítems son las casettes que son la moneda del juego y con ellas adquirimos curaciones y bonus de habilidades y los disquetes grandes con los que podremos abrir determinadas cajas.

A medida que avancemos en el juego iremos desbloqueando tanto personajes como descubriendo nuevas zonas y nuevos enemigos. Normalmente lo que hace el juego es en el primer nivel poner enemigos básicos que con 1 o no más de 4 o 5 golpes mueren pero en los siguientes niveles esos mismos enemigos serán más grandes y tendrán una barra de vida al estilo subjefe, así que con unos 10 golpes podremos acabar con ellos. Cada enemigo tiene su propia rutina, así que es bueno que los vayamos conociendo para que no acaben con nosotros de un plumazo, que es lo que sucederá en las primeras partidas. Hay enemigos que disparan de lejos una sola bola de fuego, otros disparan tres, otros hacen ataques de zona otros atacan muy rápido… cerca de 40 enemigos diferentes sin contar a los más de 10 jefes finales que aleatoriamente nos pueden aparecer.

Además del modo historia que nos puede alargar el juego indeterminadamente porque hay bastantes finales y no será fácil acceder a ellos, tenemos el modo desafío diario. Una serie de niveles que tendremos que acabar en un tiempo determinado para aparecer en lo más alto de las listas clasificatorias del juego. Es una buena manera de medirnos contra otros jugadores a través de internet o contra amigos en un sistema de puntuación que nos hará picarnos.

Gráficamente RAD no destaca demasiado, con su vista isométrica cumple. Donde destaca en su si apartado artístico lleno de neones y coloridos ataques que contrastan con el yermo amarronado que al pasar por el iremos convirtiendo en verde. El diseño de los personajes está detallado y la cantidad de monstruos creados diferentes también es destacable.

La música ochentera de sintentizadores y distorsión ambientan de buena manera cada partida y no la música no se hace pesada. Los efectos sonoros también cumplen muy bien su función así como las voces, también pasadas por sintentizador. Destacar la traducción de los textos al español que recomendamos leer por su humor tanto al hablar con npcs como en el nombre de algunos monstruos y mutaciones.

RAD sin duda es un roguelike que aporta frescura a pesar de contar con elementos vistos en otros juegos. Se mete en un contexto apocalíptico que en este tipo de juegos no se ha visto y que dada su rejugabilidad y su capacidad de jugar y no sentir que estamos de nuevo en la partida anterior, sacará muchas horas a todos aquellos que quieran experimentar. Sin duda una buena elección si sois amantes del género y además por un precio reducido que atraerá a más jugadores.