viernes, 7 agosto 2020 17:47

Análisis My Universe – My Baby – Un simulador de tu bebé real

Smart Tale Games y Meridiem Games nos traen un simpático simulador de crianza de un bebé desde los primeros días de vida. Si primero fueron los Tamagotchi y después llegaron los simuladores de mascotas, ahora tenemos por fin un simulador algo más realista de lo que es un bebé.Deja tu muñeca a un lado y pásate a los bebés digitales con este My Universe – My Baby.

Pues el juego nos pone en el papel de un padre o una madre que tiene a su hijo. Elegiremos el sexo del progenitor y posteriormente podremos seleccionar si vamos a tener un bebé o una bebita o que sea aleatorio. Al principio, los primeros meses no se va a diferenciar muy bien si es un niño o una niña, pero cuando vaya creciendo si veremos la diferencia. También podremos elegir la decoración del cuarto de nuestro niño, si de osos de peluche con tonos más azulados o si de unicornios con tonos más rosáceos.

Tras seleccionar esto se nos presentará al bebé, una recreación de un recién nacido pero bastante caricaturizado con ojos muy grandes y panchonchito. Si no nos gustan podremos elegir otro. El bebé, excepto el sexo, será configurado aleatoriamente tanto color de piel como color de pelo y el color del iris de los ojos.

Lisa, la pediatra nos va a ir guiando a lo largo de las primeras horas para conocer el funcionamiento del juego a modo de tutorial. Tras elegir el nombre ya podremos empezar a jugar a minijuegos para estimularle. Estos estímulos irán dirigidos según la edad que vaya teniendo y van cambiando. Para no fastidiaros la experiencia de juego, que de eso se trata My Universe – My Baby, de ir descubriendo las nuevas cosas a medida que el niño va creciendo solo vamos a comentar los primeros minijuegos.

Por ejemplo, los primeros juegos van enfocados a la vista y el tacto, así que vamos a ir usando el sonajero para que nos siga con la vista y haciéndole caricias para que sonría. Posteriormente podremos hacer que quiera agarrar el sonajero, etcétera y a medida que vaya creciendo van a seguir apareciendo minijuegos y actividades distintas que van acordes al crecimiento de nuestro niño. Pero no todo es jugar, también deberemos dar de comer al niño, hacerle fotos para enviárselas a sus abuelos, cambiarle de pañales. El cambio de pañales nos ha resultado muy curioso porque realmente es como en la realidad, desabrochando, limpiando, echando talco y poniendo el pañal nuevo.

El juego cuida muy mucho la intimidad del niño y no muestra claramente algunas partes pudientes, y lo agradecemos realmente. Tenemos nuestra casa con distintas habitaciones en donde se van realizando actividades como dar de comer al niño, dormirle, jugar, cambiar de pañal, asearle o incluso cambiarle de ropa.

A medida que el niño va creciendo y vamos haciendo actividades nuevas de forma exitosa el juego nos va premiando con monedas. Estas monedas podremos intercambiarlas por objetos en la tienda para poder vestir al niño con distinta ropa y pijamas. También podremos ir desbloqueando más objetos, siempre enfocados al bienestar de nuestro protagonista en el juego, el chiquillo que va creciendo sano y fuerte.

Entre las más de 30 actividades por descubrir que nos harán sumergirnos dentro de la aventura de ser papás, podremos sacar al pasear al niño en nuestro respectivo carrito. Para el bebé va a ser una aventura porque vamos a ir pudiendo enseñarle mariposas, cogiendo globos que le diviertan y le hagan estar de buen humor. También deberemos evitar situaciones que le irriten o le hagan mal como por ejemplo el humo de los coches. Es una divertida forma de hacer que vaya variando el juego y poder ver la ciudad.

Tendremos una cartilla de salud para ver como va creciendo y evolucionando y también un álbum de fotos que nos permitirá ver también cómo el pequeño se va haciendo cada vez mayor. Como decimos, estas fotos podremos enviárselas a sus abuelos para que nos imaginemos como se les cae la baba de ver a su nietecito como va creciendo y ellos a cambio nos enviarán dinerito para comprarle más ropa.

Gráficamente nos ha encantado el juego por cómo está enfocado desde un punto de vista de hacer todo de forma que nos entre por los ojos. El diseño de los bebés nos ha parecido todo un acierto con esos ojos grandes que te hacen que te enamores del pequeño en cuanto te lo muestran en pantalla. Quizás no es el juego que más potencia hace desarrollar a Switch y quizás los exteriores son algo pobres en cuanto texturas pero el mimo puesto en el modelado de los niños merece la pena.

A nivel sonoro el juego cuenta con melodías muy calmadas para ambientar y con un constante balbuceo del niño que nos enternece. Eso si, debemos destacar que el juego viene doblado al español y traducido completamente con un gran trabajo realizado por el equipo de localización idiomática.

My Universe – My Baby es un bonito juego ideal para todo aquel que quiera sentir por primera vez o de nuevo la sensación de ser padre o madre y de cuidar a un recién nacido que rápido va a ir creciendo. Cuenta con bastante variedad de minijuegos y de situaciones que van cambiando a medida que el pequeño va creciendo. Un juego que nos permite una gran variedad de customización y que es una opción bastante original si quieres jugar a un simulador de bebés pero de calidad, hecho con mimo por los chicos de Smart Tale Games y que nos llega de la mano de Meridiem.

Artículos similares