Compartir

Una de las sagas más populares de hace dos generaciones fue Devil May Cry, la historia de Dante, un caza-demonios en un juego con una jugabilidad ciertamente japonesa que apareció en Playstation 2 y que gustó mucho en occidente, tanto es así que se han vendido más de 16 millones de juegos de la serie. Su paso por Playstation 3 y Xbox 360 no fue todo lo popular que se esperaba y tras las remasterizaciones y los spin-off en otras consolas por fin llega la 5º entrega de Devil May Cry, una entrega que vuelve a darle todo el brillo que se merece a la serie desarrollada por Capcom y que nos llega a España gracias a Koch Media.

Con esta 5º entrega vuelve el Hack & Slash por antonomasia, aquel que nos enamoró ya en PS2 y del que bastantes juegos hicieron uso para nuestro disfrute. Vuelven los combos impresionantes, los grotescos enemigos, la acción sin límites y las luchas con espadas y pistolas. De la historia no podemos contar demasiado por que preferimos que la descubráis vosotros mismos pero solo podemos decir que todo comienza tras Devil May Cry 4 y los acontecimientos de la Orden de la Espada. En la ciudad de Red Grave ha aparecido una especie de árbol gigantesco cuyas raíces atraviesan la ciudad y acaban con todos los ciudadanos. Nero, conocido de la anterior entrega llega junto con la “maestra de armas” Nico en su furgoneta, vehículo que luce un gran neón con la leyenda Devil May Cry. Con su espada Red Queen, su revolver Blue Rose y multitud de brazos proporcionados por su compañera tendrá que resolver bastantes misterios. Conoceremos al misterioso caballero con bastón V y por supuesto que estará presente Dante.

Este Devil May Cry 5 al ser una continuación directa de la cuarta parte de la saga tendremos que estar al tanto de la historia, por eso los chicos de Capcom han sido tan amables de ponernos al día con un apartado en el menú principal. Cuando nos hayamos empapado con los hechos acaecidos en los anteriores juegos podremos comenzar. El juego sigue siendo un hack&Slash con mucha acción y con el componente de la exploración. Nuestro objetivo será ir registrando todo el escenario ya que a cada esquina hay bonus de gemas rojas, que luego comentaremos para qué sirven, y en determinados momentos tendremos que luchar.

En estos momentos de lucha el escenario se bloquea y tendremos que acabar con todos los enemigos para poder seguir avanzando. Para ello utilizaremos una amplia variedad de combos que tendremos que ir adquiriendo ya que al comienzo del juego los tendremos bloqueados y no podremos hacerlos. Existe una gran y amplia variedad de combos y de personalización y mejora del personaje con más habilidades que os instamos a descubrir y utilizar. Los personajes tienen la opción de disparar el arma con el botón X en Xbox y cuadrado en Ps4, Golpear con la espada con Y en Xbox y triángulo en Ps4, Saltar con A en Xbox y X en Play y también de fijar al personaje. La novedad son los brazos que puede usar Nero, llamados Devil Breaker, y que son proporcionados por Nico e incluso pueden encontrarse por el escenario. Estos brazos se usan con el botón B en Xbox y círculo en PS4 y hay una gran variedad de ellos. Cada uno de ellos tiene una habilidad pero todos tienen la posibilidad de acercar al enemigo a Nero y de servir de gancho para recorrer largas distancias que con el salto no llegaríamos.

Tenemos Devil Breakers tan singulares como el Overture, que electrifica a todos los enemigos, el Buster Arms, con una gran fuerza o el Punch Line, un brazo que vuela de forma autónoma. Ante el gran poder destructivo de estos brazos tenemos su contrapunto la corta durabilidad y por lo tanto tenemos un arsenal en el que podemos llevar hasta 8 brazos de repuesto. Tenemos la opción de, con un botón, romper el brazo en caso de que tengamos que escapar y nuestra vida corra peligro.

Los combos son algo básico y deberemos entrenarlos en la sección del juego que nos proporciona para ello llamada El Vacío porque gracias a estas conjunciones de golpes podremos deshacernos de los enemigos y golpearles con más daño como subir el nivel de estilo. Con este nivel de estilo conseguiremos las ansiadas gemas rojas con las que podremos desbloquear nuevos combos y nuevas habilidades. Es la moneda del juego. También podremos comprar Devil Breakers y distintos ítems que nos harán falta en la pelea. Estas gemas rojas no se consiguen únicamente con el nivel de estilo, en el escenario están repartidos multitud de nidos de gemas escondidos, por eso lo de la exploración. También tendremos a nuestra disposición otros tipos de gemas: Las azul claritas nos repondrá la salud; las gemas doradas nos permitirán revivir y nos serán otorgadas una al día tras comenzar el juego o las gemas azules, que con cada 4 que recojamos nos aumentará la barra de vida.

Devil May Cry 5 no es un juego fácil y deberemos comprender bien los combos y las esquivas, ya que carece de la posibilidad de cubrirse y deberemos dominar el combate tanto en suelo como en el aire. Es complejo pero con práctica se coge el truco y se termina por manejar y esto crea una sensación de superación en el jugador. Al principio nos costará subir más de A en el nivel de estilo pero una vez sepamos los tiempos, conozcamos a los enemigos y controlemos el estilo de combate, podremos aumentar este nivel. En cuanto a las gemas rojas, hay muchas posibilidades de conseguirlas, el juego nos premia por ello con el ya comentado estilo de combate, al realizar misiones o encontrándolas por el escenario, realmente no es rácano con esto y podremos ir comprando habilidades.

Hay gran variedad de enemigos y todos y cada uno de ellos son presentados de manera muy cinematográfica y es que el juego es un espectáculo en este sentido, desde las cinemáticas del comienzo hasta los diálogos entre protagonistas y los monstruos, este Devil May Cry 5 está pensado para pasar un gran rato jugando y en otros aspectos como el modo Foto en el que podremos capturar en momentos clave toda la acción para poder compartirla en redes, sin embargo no hemos encontrado demasiadas opciones de personalización y retoque fotográfico aunque estamos seguros que los chicos de Capcom introducen en el futuro alguna actualización para añadir opciones.

El modo Online también está implementado con el sistema Cameo donde nos cruzaremos con otros jugadores mientras estamos conectados a Internet. No hay matchmaking ni nada de eso, estos cruces se producen si estamos jugando Online y si tenemos activa la opción del Cameo y hay otros jugadores en la sesión y en la misma parte del juego que nosotros. También cabe la posibilidad de que estos personajes que nos cruzamos sean fantasmas precargados de otras partidas.

Gráficamente Devil May Cry 5 está en el top de lo que hemos visto hasta ahora en una consola de esta generación. Sus 60fps por segundo en todos los formatos y el soporte 4K y HDR dan una fluidez y una calidad gráfica impresionante. El modelado de los protagonistas, la ambientación e incluso cómo están diseñados los enemigos. Todo es un espectáculo visual digno de cualquier súper producción de Hollywood. Realmente hemos quedado impresionados con esto y con la fluidez del juego que en ningún momento nos ha dado tirones o caídas de frames incluso con bastantes enemigos en pantalla.

El sonido también es espectacular con una banda sonora que incrementa su tensión a medida que vamos ganando el estilo de lucha. Guitarras eléctricas y heavy dan ese toque dark que tan bien va con Devil May Cry 5. El juego está doblado en inglés y en japonés pero incluye subtítulos en español además muy bien traducidos con lo que el humor y la gamberrada están dentro y comprenderemos bien la historia, que no solo incluye risas, también hay más componentes.

Devil May Cry 5 por calidad jugable, por gráficos y por sonido hacen una conjunción excelente y por méritos propios se ha colocado ya como uno de los juegos más imprescindibles del año. Complejo a la par que justo si nos esforzamos a nivel jugable, nos dará ratos de mucha diversión. Gracias a Koch Media por acercárnoslo hasta nuestro país y a Capcom por haber sabido llevar de nuevo a esta saga hasta ese podium del que Devil May Cry nunca tenía que haber bajado. Este juego es un must have (imprescindible) para todo el que quiera disfrutar al completo de esta generación de consolas.