Compartir

Nos gustan bastante las apuestas de Koch Media por esos juegos que son especiales, diferentes y Ash of Gods: Redemption es uno de esos. Mezcla el rol y el coleccionismo de cartas con la novelas visual y todo ello unido en un producto que realmente resulta pintoresco, interesante y por qué no decirlo, divertido y ameno. AurumDust se ha encargado del desarrollo de esta novela visual con toques de rol.

Como últimamente estamos viendo en las aventuras de rol, tenemos varios niveles de dificultad que pueden suponer desde un reto para los más expertos del género hasta el nivel en el que los combates son más sencillos, e incluso, como es el caso, de auto-juego, con lo que nos podemos centrar en disfrutar la historia más allá de la lucha. El juego se compone de tres protagonistas que tienen distintos objetivos, pero todo dentro del vasto continente de Terminun y con la Siega y la guerra entre dos territorios como telón de fondo.

La Siega no es ni más ni menos que como una purga en la que unas criaturas sobrenaturales llegan para arrasar la humanidad, un acontecimiento que sucede cada cierta cantidad de años. Así pues viviremos las aventuras y desventuras intercaladas de Hopper Roulley, Thorn Brenin y su hija Gleda y de Lo Pheng.

Este Ash of Gods: Redemption que ya se publicó para PC y ahora llega a consolas está dividido en dos partes claramente diferenciadas, la primera la historia, una historia muy bien trenzada por Sergey Malitsky, que le da una gran potencia a la parte dialogada y visual. Así pues iremos viendo secuencias de vídeo e iremos conversando con múltiples personajes que harán que la historia se vaya modelando y tornando por diferentes caminos.

Vamos a tener que elegir en determinadas ocasiones en situaciones que no van a ser ni buenas ni malas, tendremos que mojarnos y en esta aventura nadie está exento de acabar incluso muerto. Así pues ya os advertimos que toméis con calma los diálogos y las conversaciones, os empapéis de toda la información que os den los personajes y penséis muy mucho la respuesta adecuada a elegir porque quizás parezca intrascendente cierta conversación y nuestra respuesta pero puede dar un giro, hacer que uno de nuestros amigos caiga o también cambiar la confianza de otro personaje hacia nosotros. Si algo demuestra Ash of Gods: Redemption es que no se casa con nadie y que el universo que representa es tan crudo como la realidad en el que las lealtades pueden cambiar rápidamente.

El otro pilar del juego son las batallas al estilo Xcom, por turnos y en un tablero con cuadrículas. Más que al estilo Xcom, nos ha recordado más a Fire Emblem en donde tenemos distintos tipos de unidades según sus habilidades y así tendremos que utilizarlas, no todos los componentes del grupo podrán ir a por todas y tendremos que tener una primera fila con los que aguanten más daño y ataquen cuerpo a cuerpo y otro con los arqueros por ejemplo que disparen a distancia. Habrá que ir siendo táctico y conocer bien al grupo con el que contamos para salvar sin problemas los combates.

A este modo de batalla se añade el componente de unas cartas que hacen la función de habilidad mágica y que en ocasiones son útiles y añaden efectos beneficiosos pero a veces aportan cambios aleatorios y no son tan efectivas. Habrá que saber cuándo utilizarlas y cuándo no hacer uso de ellas. Quizás en el combate esta es la parte más original que tiene el juego y que cambia un poco la forma de encarar las batallas.

Quizás el control a la hora de la batalla y la gran saturación de términos con las que nos avasallan las primeras horas de juego pueden hacer que si eres nuevo en el género, el juego se te haga un poco cuesta arriba al comienzo, pero poco a poco se irá digiriendo y al final acaba siendo una aventura divertida. El control está poco pulido pero, como hemos dicho, al final te haces con él y se maneja correctamente el juego.

Lo mejor del juego, además del guión, es sin duda la parte artística con un diseño de la novela visual como si fuera un anime japonés. Secuencias muy bien realizadas y que sorprenden. También a la hora de las batallas el estilo visual es muy vistoso y realmente nos ha gustado bastante. De igual manera la banda sonora del juego destaca con esas melodías con aires de fantasía medieval, que al fin y al cabo en el donde está encuadrado el juego. Ash of Gods: Redemption viene traducido al español mediante subtítulos y doblado al inglés.

Una novela visual que incluye combates de rol por turnos, posibilidad de cambiar el guión a partir de nuestras elecciones al dialogar y colección de cartas son unos componentes que ya hemos visto antes, la particularidad de Ash of Gods: Redemption es que todas ellas las contiene y con un buen acabado. Unamos que el estilo artístico es destacable y que no se queda atrás ni la banda sonora ni el guión. Tenemos como resultado una gran aventura que es ideal para los fanáticos del género de la aventura medieval. Otra apuesta ganadora de Koch Media que nos trae este juego desarrollado por AurumDust.