Compartir

La crisis sanitaria pone en valor el papel de los hermanos, figura de especial importancia en las familias con estos contextos sociales. Down Madrid aborda estas circunstancias a través de la Escuela de Familias. 

Vidas Insuperables

«A menudo, el hijo sin discapacidad puede llegar a sentirse desplazado, celoso o tender a sobreproteger a su hermano con discapacidad llegando a tener un rol en la familia por encima de su edad y responsabilidad».
Así resume Down Madrid esta realidad que puede pasar inadvertida y que, a para esta entidad requiere una especial atención. «Los hermanos de personas con discapacidad intelectual son una pieza clave, su bienestar nos importa al igual que el conjunto de la familia», explican.
Por ello, los profesionales inciden en la necesidad de trabajar y gestionar las emociones que se generan en la convivencia con una persona con discapacidad: «Si es fundamental en una situación normal, más todavía con la actual alteración de la rutina» provocada por la pandemia.
En ese sentido, Down Madrid ha elaborado, a partir de su espacio de apoyo mutuo entre familiares ‘Escuela de Familias’, una serie de recomendaciones para mejorar el bienestar de los hermanos de personas con discapacidad intelectual durante este periodo derivado de la crisis sanitaria y social por la COVID-19, puesto que «son una pieza clave en la convivencia en el hogar».

Más tiempo en el hogar 

Explicar de forma sencilla la situación actual, dejar claras las nuevas normas de convivencia o potenciar la comunicación son algunas de las pautas que la entidad aconseja. Además, desde la Escuela de Familias se indica que, en un momento donde se pasa más tiempo en el hogar, «queremos seguir ayudando a las familias a pesar del distanciamiento social».