Compartir

Las tecnologías cuánticas generarán nuevas vías de investigación científica que permitirán, por ejemplo, avanzar en el descubrimiento y desarrollo de nuevos fármacos a medida.

Vidas Insuperables

La computación cuántica ha pasado de ser algo del futuro para convertirse en presente, como demuestra su potencial para encontrar soluciones innovadoras que revolucionarán sectores clave de la economía como es el biotecnológico.

Según Ulises Arranz, director de Innovación Digital de Accenture, “el valor añadido que aportan estas tecnologías es enorme. La capacidad de computación que nos ofrecen abre múltiples oportunidades en los campos asociados a la investigación de nuevos materiales o fármacos. De hecho, muchas de las aplicaciones más prometedoras de estas tecnologías se producirán en el ámbito de la biotecnología”.

En este sentido, en el campo de la salud, las tecnologías cuánticas aportarán un gran valor puesto que permitirán, por ejemplo, identificar la composición de las células tumorales, conocer la estructura química en la creación de nuevos fármacos y, en definitiva, maximizar los resultados de distintos tratamientos.

También se aplica en la espectrografía de resonancia nuclear (ERM), técnica que se utiliza para detectar trastornos cerebrales, se ha realizado el análisis químico a escala celular por primera vez y en un futuro permitirá identificar la expresión génica de las células tumorales.

Otro ejemplo en este campo está relacionado con los tratamientos de radioterapia, en los que se podrán seleccionar de manera más selectiva los valores para fijar las dosis, el lugar de la radiación y el nivel de intensidad que se le aplica al paciente, minimizando de este modo los efectos secundarios, según este especialista.

“En la investigación en salud hay algunas alianzas entre compañías farmacéuticas y especializadas en la computación cuántica para el descubrimiento de nuevos fármacos. Por ejemplo, desde España, se ha desarrollado un algoritmo para el análisis de diferencias o similitudes entre moléculas y proteínas que, en un futuro cercano, permitirá el desarrollo y diseño de fármacos personalizados para cada persona”, ha explicado Arranz.

Aplicaciones en todos los sectores

Pero, además de la biotecnología, otros sectores como banca, aeronáutica, distribución, logística, telecomunicaciones, manufacturas, energía o automoción, “tienen casos de uso desarrollados con tecnologías cuánticas que se pueden aplicar a la mejora y solución de problemas que hasta ahora no se habían podido abordar o, al menos, no en un tiempo de resolución que hiciera útil el resultado”, ha explicado este experto.

Para Ana Polanco, directora de Market Access y Corporate Affairs de Merck, “el impacto de estas tecnologías es imparable e irreversible, nos afectará a todos y redefinirá la posición que cada uno de nosotros ocupamos”.

Nexos tecnológicos

En esa línea, esta compañía ha puesto en marcha los ‘Biotech & Breakfast by Merck’, una iniciativa puesta en marcha con el apoyo de con el apoyo de Accenture, la Asociación Salud Digital, la Cátedra Extraordinaria Universidad San Pablo CEU-Merck y el Foro de Empresas Innovadoras.

El proyecto ‘Biotech & Breakfast by Merck’ tiene como objetivo convertirse en un espacio de diálogo y conexión entre expertos para aportar soluciones que permitan hacer frente a los grandes retos del futuro a través de la innovación y la tecnología.