Compartir

El presidente del Gobierno en funciones y candidato del PSOE, Pedro Sánchez, advirtió este martes al independentismo catalán de que cualquiera que “sobrepase la frontera de la ley, va a encontrar la respuesta firme y serena del estado democrático”.

“La mayoría independentista parlamentario ha querido”, dijo en un acto del PSOE en Cádiz, “echar un pulso y provocar de nuevo al Tribunal Constitucional. El independentismo, por experiencia sabe que las provocaciones, en el mejor de los casos, no sirven para nada. Y en el peor de lo casos sirven para provocar dolor en quien lo hace y para provocar dolor al conjunto de la sociedad catalana”, afirmó.

“Cualquier persona que sobrepase la frontera de la ley va a encontrar la respuesta firme y serena del estado democrático. Y esa regla vale para todos, se viva de donde se viva”, advirtió el jefe del Ejecutivo.

De esta manera, se refirió Sánchez a la propuesta de resolución introducida Junts per Catalunya, Esquerra Republicana y la CUP para ser debatida en el Parlament y que defiende el compromiso de la Cámara de apoyando institucionalmente la autodeterminación y carga contra la sentencia condenatoria del Tribunal Supremo en el juicio del ‘procès’.

Esta resolución tiene visos de salir aprobada porque ha sido presentada por tres grupos que suman la mayoría parlamentaria. Por lo que, como advirtieron los propios letrados del Parlament, pueden estar cometiendo desobediencia al Tribunal Constitucional, después de que la semana pasada, éste instara a la Mesa del Parlament a no realizar pronunciamientos que ya habían sido suspendidos o anulados.

ELOGIOS A MARLASKA

El secretario general de la Agrupación Local de Cádiz, Fran González, abrió el acto poniendo en pie a los presentes al recordar al cabeza de lista de la candidatura del PSOE por Cádiz al Congreso, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y su labor al frente de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en Cataluña.

Sánchez se sumó también en la mención a Marlaska y lo puso en valor, como también hiciera antes la líder del PSOE Andalucía, Susana Díaz, en contraposición con Juan Ignacio Zoido como ministro del Interior, el encargado del despliegue policial el 1-O de 2017.

El presidente insistió en que en Cataluña no ha habido una “suerte de batallas” entre violentos y la policía autonómica, sino que ha ocurrido “todo lo contrario”. Es decir, “violentos contra el conjunto de los catalanes” y la sociedad española y quien se ha puesto “entre medias” han sido los Mossos d’Esquadra.

Por eso, lamentó que el presidente Torra hable de una comisión de investigación en el Parlament, “no para investigar quién está detrás” de los altercados vandálicos, sino para analizar los protocolos de actuación de los Mossos. Con eso, dijo, “vuelve a demostrar que no condena la violencia”.

La mención al presidente autonómico sirvió a Sánchez para volver a demandar, ahora que “le ha dado este atracón de llamarme todos los días”, que antes “haga una llamada a la convivencia, al fin de la violencia y a defender a los policías autonómicos”. También le pidió que escuche a la mitad de catalanes que no quiere la independencia sino permanecer en España.

ECONOMISTAS ALARMISTAS

Además de Cataluña, Sánchez mencionó al Brexit y a la coyuntura económica, a los que presenta como los tres principales desafíos que tiene el país por delante.

Aseguró que el Gobierno tiene todos los planes preparados por si Reino Unido decide irse de la Unión Europa “a las bravas” de manera que el Campo de Gibraltar no sufra las consecuencias.

En la clave económica lanzó un mensaje de tranquilidad cuestionando los análisis que cuestionan la situación económica de España. “Como en 2008 no vieron la recesión, ahora los economistas se curan todo en salud y dicen ¡recesión”. Pero ni complacencia ni alarmismo innecesario porque la economía española está creciendo, está creando empleo y las cosas en su justo término”.

Pero avanzó que si al final hay “enfriamiento” él cuenta con “equipo”, y citó a Nadia Calviño y a María Jesús Montero, y un “proyecto”, que pasa por la justicia social de manera que si hay que subir los impuestos será a los “ricos”.

Tanto Sánchez como Díaz insistieron en la movilización y avisaron de que las “derechas”, por Partido Popular, Ciudadanos y Vox, si pueden suman y gobiernan como ocurrió en Andalucía el pasado 2 de diciembre.

De hecho, ambos aludieron a aprender de no dar por asegurada la victoria y a no hacer caso a las encuestas, aunque “todas” digan que el PSOE vencerá el 10-N porque necesitan un amplio respaldo parlamentario para evitar estar condicionados en la elaboración de un gobierno progresista.

Así, la expresidenta de la Junta pidió no olviden el 2-D. “No nos relajemos. No creamos que todo está hecho, que no es verdad” sino que “hay que salir de este momento”; pedir el voto “en todos los rincones de Andalucía”, ya que “es preferible votar un día un poquito cabreado que pegarte cuatro años enfadados por no ir a votar y tener que soportar a la derecha castigando a nuestra tierra. Eso no puede pasar el 10 de noviembre. Hay que salir a votar al PSOE”, expresó.

Por su parte, Sánchez aludió a que “ahora mismo, en las urnas no hay ningún voto” y que “sabemos que la derecha va a votar” por lo que “la izquierda tiene que votar y concentrar su voto”, reclamó.

(SERVIMEDIA)