Compartir

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha ofrecido un balance muy positivo de los siete meses de su Gobierno que ha vuelto a definir de la “renovación” y ha subrayado que “el triunfo de la moción de censura representó un ejemplo de madurez de nuestro marco constitucional”. Tras hacer un repaso lejos de la autocrítica, Sánchez ha respondido a los medios de comunicación sobre sus propósitos de Gobierno, Cataluña o la entrada de Vox en el Parlamento de Andalucía.

El jefe del Ejecutivo ha defendido que con su Gobierno “España ha cambiado para mejor ” y tiene intención de agotar la legislatura, para consolidar el “cambio” iniciado  ya que, a su entender “en siete meses (…) ha hecho más que el anterior (Gobierno) en siete años” y ha enumerado algunos de sus logros, como la subida del salario mínimo interprofesional, hasta 900 euros; la revalorización para 2019 de las pensiones (del 1,6% y del 3% de las mínimas);o el acuerdo alcanzado con los autónomos en el que se les reconoce nuevos derechos.

Sobre el mercado laboral ha asegurado que la previsión es “crear 800.000 nuevos empleos en los nuevos meses” y se ha mostrado confiado en que sacará adelante los presupuestos generales del Estado, con el apoyo de los independentistas “hemos puesto en marcha las comisiones bilaterales y hemos llegado a acuerdos, y parece lógico que eso se pueda materializar en la propuesta de Presupuestos”.

En cuanto a Cataluña, Sánchez ha subrayado que  “dentro del Estatuto y de la Constitución, podemos hablar de todo, pero fuera de ahí, de nada”y ha subrayado su voluntad de reforzar la cohesión territorial “siempre vamos a reivindicar el diálogo frente a la confrontación, y defendemos la Constitución. Somos constitucionalistas. La Constitución no es patrimonio de ninguna ideología ni de ningún partido político. Además, somos un Gobierno que hace política desde la moderación y desde el sentido común”.

Sobre los cambios en la vida política, tras confirmarse la entrada de Vox en el parlamento de Andalucía, Sánchez ha asegurado que respeta “a los votantes de todas y cada una de las formaciones políticas”, sin embargo ha advertido al PP y a Ciudadanos sobre los posibles pactos y ha puesto en el acento en que “estar al mismo tiempo en el sentido común y con los extremistas no es posible”.

Sobre el principal partido de la oposición, Sánchez ha criticado que “hay una involución en la renovación del PP, me han llegado a llamar golpista” y en cuanto a la mala relación con su líder, Pablo Casado, ha sentenciado “dos no bailan si uno no quiere”.