Compartir

Este sábado 18 de mayo se celebra la gran final de Eurovisión 2019, en Tel Aviv, y el representante español, Miki, y el resto de la delegación no han podido ocultar su emoción tras el ensayo.

Justo después de su interpretación de ‘La Venda’ sobre el escenario, el cantante y el equipo de bailarines se fundían en un abrazo y se mostraban sumamente emocionados. El catalán destacó que  había sido “muy guay” y en Twitter apuntaba: “Esto ya empieza a coger forma, qué orgullo de equipo”.

Miki participará en la segunda mitad de la final de Eurovisión.