Compartir

“Nunca he llorado tanto en mi vida como en estos casi tres meses”; ¡Me he sentido tan inválida, tan impotente…!

Terelu Campos ha hablado sin tapujos de la difícil situación por la que ha atravesado tras someterse en poco más de un mes a dos cirujías: una doble mastectomía y reconstrucción mamaria; y otra por complicaciones.

En la entrevista concedida a su amiga Mila Ximénez en ‘Lecturas’, la hija de María Teresa Campos se ha mostrado muy satisfecha por la labor de los médicos que la operaron en la Fundación Jiménez Díaz en Madrid, y ha explicado cuál ha sido el problema que ha ralentizado su mejoría.

“Aquí no ha habido un error médico, ha habido un problema de cicatrización en la espalda que es de donde han sacado los músculos dorsales para reconstruirme los pechos. Todo por culpa de mi piel de mierda”.

Terelu ha reconocido que ha llegado a sufrir “alucinaciones del dolor”, que con tanto sufrimiento ha “visto el infierno” y que “no volverá a ser la misma”.

Sobre el tratamiento recibido, asegura que llegó a tomar morfina durante un tiempo, al tiempo que ha querido eliminar el tabú que gira en torno a ella “¡la gente no debería escandalizarse por eso! ¿Para qué están si no las medicaciones?”.

Terelu, que no ha querido hacer comentarios sobre las declaraciones ofrecidas durante este tiempo por su hermana, Carmen Borrego, ha hablado de su hija, quien se ha independizado durante este período porque “no quería cambiarle la vida con mi operación”.

También ha explicado que fue suya la decisión de alejarse de todo, “he echado de menos ser yo. Me gusta relacionarme y no he querido coger el teléfono. No podía ir uno a uno contando mi pena”.