Compartir

Paula Echevarría ha visitado el programa de ‘Chester’ donde ha hablado sobre su relación con la prensa. Si bien la actriz reconoció que tuvo que asumir la fama como personaje público desde el primer día, añadió que “no todo tiene un precio” y que el acoso no está justificado.

En su entrevista con Risto Mejide, la ‘influencer’ lamentó la presión que los ‘paparazzis’ ejercen sobre su hija y cómo a su entender sobrepasan los límites en la búsqueda de información. Así recordó como el peor episodio vivido con la prensa fue un día en el que tuvo que acudir a Urgencias el año pasado, con su hija que entonces tenía 9 años. Allí se encontró con un grupo de paparazzis.

“Estamos hablando de una niña de nueve años que estaba malita y había un ‘photocall’ en la puerta de urgencias. No te exagero, pero igual había 15 fotógrafos bien posicionados en línea y en dos o tres filas”, aseguró.

Una escena que decidió grabar a modo de denuncia y colgarla en su perfil de Instagram.

 

Risto le recordó que organizó un ‘photocall’ en la comunión de la pequeña, algo que matizó la actriz y aseguró que todo se forjó sobre la marcha para evitar más problemas.

“Si llegas a la iglesia y te encuentras, no sé cuantos podía haber, ¿50 fotógrafos y cámaras de televisión entre todos? Pues para que no se monte un follón, porque la foto la van a tener sí o sí y te van a grabar sí o sí. Han llegado hasta allí y no se van a ir sin la imagen, entonces, lo mejor que puedes hacer es pararte, posar, que tengan su foto, que tengan su vídeo y ya””.

Más allá de los ‘paparazzis’, Paula confesó además del motivo por el que no se hace foto con los fans cuando está su hija. Así contó cómo fue la pequeña la que pidió a su padre, Bustamante, y a ella misma que no lo hicieran, porque se sentía “apartada”.