Compartir

El colaborador de ‘Sálvame’, Kiko Matamoros, pasará por el quirófano este martes para que le extirpen de urgencia los tumores que le han detectado en la vejiga.

“El diagnóstico no es nada optimista. Los médicos han sido realistas, y lo prefiero así, pero no tengo miedo, me siento confiado y dispuesto a afrontar lo que haga falta. Y también para luchar si tengo que hacerlo. Nunca me daré por vencido, hasta de lo malo hay que sacar algo bueno… Estoy sorprendido y agradezco todas las muestras de apoyo y de cariño. Es increíble la cantidad de llamadas y mensajes que estoy recibiendo”,confesó el contertulio, tal y como recoge ‘La Razón’.

La operación es delicada. Le extraerán el tejido dañado y los tumores, de esta manera los médicos podrán evaluar el grado en el que se encuentra la enfermedad.