Compartir

Kiko Hernandez se recupera del aparatoso accidente que sufrió hace unos días cuando empotró el coche que conducía contra un muro. En el interior del vehículo viajaba el colaborador de ‘Sálvame’ junto a sus dos hijas pequeñas.

“Gracias a Dios no ha pasado nada, solo tengo un poco fastidiadas las cervicales”, ha dicho Hernández este miércoles cuando pudo regresar al programa de televisión donde trabaja.

“Ha sido un accidente, me he quedado sin coche pero me van a dar otro y ya está”, afirmó.