sábado, 26 septiembre 2020 16:40

El cumpleaños más triste de Paloma Cuevas

Paloma Cuevas cumple, hoy 11 de septiembre, 48 años. Una fecha especial que celebrará en la intimidad, tan sólo rodeada de sus hijas, Paloma y Bianca, y de sus padres, Victoriano Valencia y Paloma Díaz, que están siendo el gran apoyo de la empresaria en los momentos más duros de su vida.

Después de haber permanecido en su finca de Jaen, “La Cetrina” desde que comenzó el confinamiento a causa del coronavirus – disfrutando de una paz que en Madrid difícilmente podría lograr tras su mediática separación – Paloma ha regresado a la capital. Y es que, después de pasar los últimos meses alejada de todo en el campo, la vuelta al cole de sus hijas también supone la vuelta a la realidad de la socialité.

Toca recuperar poco a poco su vida y, en los próximos días, reunirse con su abogado para llevar a cabo uno de los trámites más amargos para Paloma, su divorcio de Enrique Ponce. Después de un matrimonio de casi 24 años y dos preciosas hijas en común, parece que ya no hay vuelta atrás para el torero y la empresaria.

Quienes conocen a Paloma dicen q está tranquila, serena, centrada en sus pequeñas y en sus padres. Pero también que está triste y dolida. Nunca pensó que su relación con Enrique, con quien llevaba prácticamente toda la vida, terminaría de esta manera. Además, el noviazgo del diestro con Ana Soria – una joven de 22 años con la que se ha paseado este verano por todo el país – ha colocado a Cuevas en el centro del huracán mediático, un lugar donde no quiere estar.

Sumamente discreta, la empresaria no lleva nada bien la presión mediática. Agobiada por las informaciones relativas a su separación que se publican diariamente, ha contratado a una persona encargada de su comunicación, puesto que por el momento Paloma no tiene fuerzas ni ganas.

Los 48 llegan en un momento convulso y complicado para la empresaria, que además estaría valorando comenzar una nueva vida con sus hijas lejos de España en 2021. Por el momento no es una decisión firme y todo está en el aire. Mientras, y de vuelta en una realidad que nunca imaginó, Paloma celebra hoy su cumpleaños más triste; pero lo hace rodeada por las personas a las que más quiere y por las que hoy lucirá, a buen seguro, la mejor de sus sonrisas a la hora de soplar las velas.