Compartir
Instagram

La polémica Amanda Knox, la joven estadounidense que fue acusada junto a su novio de entonces, Raffaele Sollecito, de la muerte de la británica Meredith Kercher en una casa de estudiantes en Perugia (Italia) en 2007, ha salido al paso de las críticas después de iniciar una campaña de crowdfunding para financiar su boda con Christopher Robinson, su actual pareja .

El pasado sábado, Knox compartía la noticia en su cuenta de Twitter.

La norteamericana compartía un enlace a la página web “Knox Robinson Coalescence” (La fusión de Know Robinson), en la que avisaba del futuro enlace y solicitaba un donativo de  10 0 20 euros para contribuir en los gastos a cambio de generosos regalos. Los contrayentes publicaron un extraño vídeo de temática alienígena donde se confirmaba el enlace.

Ambos afirman que tuvieron que gastar los fondos de su boda para sufragar los gastos de un viaje a Italia, cuando Knox fue ponente durante una conferencia para lo ONG The Italy Innocence Project.

Muchos calificaron la iniciativa como “vergonzosa”. No obstante, Knox respondió a las críticas, afirmando que aquellos que expresaron sus puntos de vista de desaprobación fueron “engañados por la indignación”. “Para aquellos que te odian, has sido engañado por la máquina de la indignación”, escribió Knox en Twitter.