Compartir

Pese a que no lo parezca, vivir atormentado por el éxito es tan probable como desearlo y no obtenerlo. Son muchas las personas que trabajan, estudian y se esfuerzan para que, algún día, su trabajo sea reconocido y el éxito llegue a sus vidas. Sin embargo, también se dan situaciones en las que cuando el éxito aparece, se puede llegar a tener miedo del mismo.

El Síndrome del impostor aparece cuando las personas piensan que no merecen el éxito que han alcanzado y sienten que son un fraude. Es un malestar asociado a la sensación de que están ocupando una posición en el trabajo, en la universidad o a nivel social que no les corresponde.

Nunca estás a la altura

Son muchas las causas que pueden llevar al padecimiento de este malestar. Sin embargo, en todas ellas existen un denominador común: el sentimiento de no estar a la altura. Esto ocurre especialmente con las personas que quieren emprender una nueva actividad laboral, centradas en realizar multitud de seminarios, talleres, cursos y diferentes actividades a nivel de formación con las que esperan sentirse completamente preparadas para poder emprender con éxito el negocio. Sin embargo, la realidad es que la sensación de plenitud y de suficiencia parece no llegar nunca. 

Otro de los motivos por los que se puede identificar a esta patología está relacionado al miedo a mostrarse de manera natural delante de grupos sociales. Las personas que tienen miedo a sentirse criticadas y que valoran especialmente lo que se dice de ellos, suelen sufrir este malestar en el momento en el que consiguen que su empresa crezca por encima de la competencia o cuando reciben un ascenso laboral que, para ellos, no es merecido.

Esto está muy relacionado con el miedo a fracasar. Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que las personas que sufren el síndrome del impostor son personas muy débiles a nivel de autoestima, por lo que los miedos se hacen más presentes en este tipo de caracteres. 

Síndrome del impostor y coaching

El coaching personal se ha posicionado como la vía más efectiva para ayudar a superar el malestar que genera el síndrome del impostor. Son muchos los coaches que se han convertido en especialistas en el momento de superar esta patología, gracias al refuerzo a nivel mental que suponen las diferentes prácticas con las que este tipo de disciplinas impactan en nuestra mente.

Uno de los referentes en este campo es David Muela, gracias al Método Vela, con el que se pretende ayudar a las personas que lo necesiten a comenzar a tomar buenas decisiones en la vida, además de eliminar de la mente todo tipo de creencias y diferentes limitaciones que nuestro cerebro se autoimpone pero que, una vez liberadas, es posible recorrer el camino necesario hasta perseguir y conseguir los sueños de cada uno. 

Un síndrome silencioso

Uno de los grandes hándicaps a los que se tienen que enfrentar las personas que sufren este síndrome está relacionada con el hecho de que, de manera natural, tiende a silenciarse. Por lo que es muy complicado poder superarlo sin la ayuda de un entorno que trate de mejorar y ayudar a esa persona. En un contexto como el actual, en el que existe una sobreexposición a las redes sociales y a la vida pública, el síndrome del impostor se hace cada vez más común entre todos aquellos emprendedores que necesitan el uso de las redes sociales como herramienta para hacer crecer su negocio.

La realidad es que en un ámbito como ante el que nos encontramos, en el que esta exposición en el universo 2.0 tiene tanta importancia, solo se muestra el éxito del resultado final, pero nunca aparecen los fracasos que se han tenido que sufrir y que forman parte del crecimiento del proyecto en cuestión. 

 

El síndrome del impostor y cómo enfrentarse a él en dos claves

La realidad es que son muchos los caminos que se pueden recorrer hasta superarlo por completo. Sin embargo, un buen paso para comenzar a hacerlo se relaciona con la situación de dar valor a los logros logrados. Es importante tener en cuenta, especialmente cuando se emprende un negocio nuevo, que cada uno de los pasos que se han recorrido hasta alcanzar el paso final del negocio es muy importante. Por lo que es vital su valoración para poder tener en cuenta el camino que hemos recorrido. 

Por otro lado, un aspecto que también puede ayudar se trata de enriquecerse de todo lo malo que se ha tenido que pasar hasta conseguir alcanzar un resultado final. En cada uno de los fracasos o los aspectos negativos que se han vivido con el objetivo de alcanzar un éxito, seguro que hay un aprendizaje que se puede llevar a cabo. Y es vital que se interiorice este aprendizaje, así como sus errores, como un aspecto a destacar.