Quantcast

Las uñas no son comestibles: formas de dejarlas tranquilas

-

Morderse las uñas es uno de los peores hábitos que podemos tener. Bajo las uñas se quedan muchas bacterias y restos que pueden ser dañinos para nuestro organismo. Además, morderlas nos puede traer dolores, sangrados y malestar. La onicofagia, que es como se llama esta práctica puede dañar permanentemente las uñas, dientes y encías si se mantiene por mucho tiempo.

Esta práctica es más dada en niños, pero se puede mantener en adultos. Ya sea por estrés, aburrimiento o por manía, muchos de los adultos siguen practicando la onicofagia. La imagen que ofrecen estas personas no es buena, por eso es buen momento ahora para mantener las manos cuidadas y dejar esta práctica que nos mejorará en salud y estética.

Aquí os damos unos consejos para conseguirlo

1
Beber infusiones relajantes

Normalmente la onicofagia se realiza por problemas nerviosos. El estrés al que nos llevan algunas situaciones hace que nos desahoguemos de alguna manera y son nuestras uñas las que sufren. En algunos herbolarios nos pueden ayudar con algunas hierbas e infusiones que nos calmen estos nervios.

Hay bastantes infusiones relajantes donde elegir para intentar aminorar el morderse las uñas. Según un estudio realizado por el Brazilian Cochrane Centre de Brasil, la valeriana sería una elección adecuada para combatir esta práctica. La Universidad Complutense de Madrid también ha investigado acerca de ello y recomienda pasiflora. Sea cual sea, puede ser un buen método para relajarse, evitar estrés y dejar de morderse las uñas.

Atrás
Comentarios de Facebook