Quantcast

Esta es la clave para llegar a vivir un siglo

A veces resulta un poco cargante ese optimismo entusiasta, esos mensajes y consignas tipo “Mr. Wonderful” que acaban generando rechazo. Pero no nos va a quedar más remedio que reconocer que, de algún modo, funciona. Según diversos estudios científicos, el optimismo y un buen estado de ánimo son factores que influyen en la buena salud de las personas. E, incluso, parece ser que ser optimista podría alargar la vida.

Es decir, que ver siempre el vaso medio lleno o fijarse en la cara amable de la vida puede ser garantía de una existencia más larga. No se trata tampoco de cerrar los ojos ante las dificultades y los sinsabores de la vida, que todos experimentamos en algún momento. Más bien es cuestión de afrontar esas contrariedades con buen ánimo y sin hundirse, sin abandonar y sin desanimarse ni tirar la toalla. Puede que te vaya la vida en ello. 

Hasta los 85 y más allá

optimismo

La ciencia lleva años intentando esclarecer cuáles serían los beneficios para la salud y para el organismo de esa conciencia optimista. El optimismo entendido como aquella actitud que, cuando suceden cosas negativas, no se culpan a sí mismos y tienden a ver esa dificultad como un obstáculo temporal e incluso como un aprendizaje positivo. Los optimistas, según la ciencia, son aquellas personas que creen que tienen el control de su vida y son capaces de mejorarla.

Según un estudio publicado la semana, los hombres y mujeres con niveles más altos de optimismo tienen una esperanza de vida entre un 11 y un 15% superior a la que de aquellos que no presentan esa actitud. Los individuos que puntúan más alto en optimismo, de los examinados por el estudio, viven hasta los 85 años e incluso más. 

Comentarios de Facebook