Compartir

En los últimos años ha aumentado considerablemente la cantidad de personas que solicitan este tipo de financiación. El principal uso que se le da a los mini créditos es para hacer frente a gastos que aparecen de forma imprevista.

Los mini créditos se han convertido en una buena vía de financiación para personas que llegan justos a final de mes y que necesitan un extra de dinero para hacer frente a un gasto extraordinario, como por ejemplo pueda ser una reparación del hogar, una visita al dentista o un arreglo del coche.

Se tratan de préstamos de cantidades pequeñas que en la mayoría de los casos no superan los 1000 € y en la que las personas solicitantes se comprometen a devolver en un corto período de tiempo que por lo general suelen ser unas pocas semanas. A cambio, la entidad que emite el préstamo obtiene un beneficio derivado de los intereses que el usuario le debe abonar por la cesión de ese dinero. Los tipos de interés que manejan las empresas prestamistas suelen ser muy parecidos a los que manejan las entidades financieras.

Aunque los bancos siguen siendo la principal fuente de financiación, los mini creditos se presentan como la alternativa perfecta para que las personas que no pueden acceder a préstamos bancarios tengan opción de conseguir financiación. En la actualidad ya hay diversas empresas que ofrecen estos productos financieros, por lo que el usuario puede comparar y elegir su mejor opción.

En las siguientes líneas vamos a analizar las características más importantes de los mini créditos, así como los motivos por los que su demanda aumenta de forma significativa.

Agilidad en la tramitación

La democratización de Internet ha permitido que surjan este tipo de productos financieros y que los usuarios los puedan tramitar en unos pocos minutos. Un ordenador y una conexión a Internet son suficientes para que las personas puedan solicitar sus mini créditos en pocos minutos.

El usuario solamente tiene que cubrir un formulario de contacto en donde tendrá que aportar diferente información: nombre y apellidos, documento de identidad, cantidad a pedir, tiempo de devolución, cuenta corriente… y en unas pocas horas ya podrás disfrutar de su dinero en su cuenta corriente.

Con todo esto ya podemos deducir una de las principales ventajas de este tipo de financiación en comparación con los préstamos bancarios, en donde es necesario acudir varias veces a la entidad bancaria y cumplir con unos estrictos requisitos.

Gran probabilidad de concesión

Los mini créditos aparecieron para atacar a un nicho de mercado muy específico: gente que llega justa a final de mes y que sufre cuando tiene algún gasto extraordinario. Con esta filosofía las entidades que emiten micro créditos no piden a los usuarios grandes requisitos para que se les conceda el préstamo.

Con todo esto, un gran porcentaje de peticiones de mini créditos son concedidos a los usuarios. Esto es una característica conocida y uno de los principales motivos de que los usuarios opten por esta vía de financiación en vez de recurrir a las entidades financieras.

Sin necesidad de explicaciones

Como ya hemos comentado anteriormente, la solicitud de los mini créditos se realiza de forma online. Esto hace que en el proceso de solicitud nadie te pregunte para qué solicitas el dinero. A las entidades emisoras de los mini créditos no les interesa esta información.

Esto es una gran ventaja para muchos usuarios ya que no les gusta dar información privada sobre en qué van a gastar el dinero que están solicitando. La privacidad es algo que tienen muy en cuenta los usuarios.

Sin necesidad de tener nómina

Otra de las grandes ventajas que ofrecen los mini créditos es que no se requiere que los solicitantes tengan ningún justificante de solvencia, como puede ser una nómina o un aval. Cualquier persona, tenga trabajo o no, puede solicitar este tipo de financiación.

Esto es impensable en los préstamos bancarios en donde el banco pone como principal requisito tener trabajo y una nómina estable. Con esto no queremos decir que las entidades prestamistas de mini créditos concedan los préstamos a cualquier tipo de persona, ya que antes se aseguran que esa persona tiene la capacidad de devolver la cantidad prestada.

Disponibilidad los 365 días del año

Cualquier persona puede solicitar un mini crédito a cualquier hora del día, los 365 días del año. Al realizar la solicitud online el usuario puede pedir su préstamo de forma inmediata sin necesidad de desplazarse a ninguna sucursal u oficina.

Esto hace que aunque aparezca un gasto imprevisto un fin de semana o un día festivo, el usuario puede entrar a la web del prestamista y solicitar su mini crédito de forma fácil y sencilla. En unas pocas horas podrá disfrutar de su dinero y afrontar así el gasto imprevisto.