Compartir

En tiempos anteriores, tener una tienda en una de las calles más transitadas era el deseo de muchos. Hoy, esa calle que más transitan los ciudadanos se llama Internet y este a su vez funciona como la vitrina para exhibir todo tipo de productos. Incluso se dice que quien no tenga una tienda online, no existe.

Las marcas necesitan hacerse notar, que las personas sepan que están ahí para que se animen a comprar de lo que sea que estén vendiendo. Esto es posible de conseguir gracias al formato de tienda online que existe hoy en día y que es lo que está permitiendo que las empresas que parecían sumidas en el abandono, estén volviendo a la luz.

Eso sí, el desarrollo tienda online no puede ser tomado a la ligera ni dejarse en manos de cualquiera que parezca profesional. En este tipo de negocios todo juega a favor (o en contra) y es por eso que asegurarse bien de cada cosa que se haga resulta fundamental.

Para el desarrollo de una  tienda online, se hace fundamental contar con la asesoría correcta en la materia, asegurando que el proyecto esté bien personalizado y se pueda hacer de forma sencilla, aunque no seamos un profesional en ello.

Características que debe reunir una tienda online

Basándonos en el punto anterior del desarrollo de la tienda online, existen algunos factores que deben ser explorados y analizados para su construcción, y que ayudarán a que la misma sea mucho más exitosa. Dentro de esos aspectos tenemos:

  • Que se estructure con datos claros que permita a los consumidores conocer con exactitud de qué se trata.
  • Que maneje una buena accesibilidad desde cualquier dispositivo, sobre todo si se toma en cuenta que la mayoría de las consultas se realizan a través de dispositivos móviles.
  • Que facilite la interacción entre los visitantes y los que ya han comprado. Este punto no solo gira en torno a las valoraciones de productos, sino también en función a las preguntas y respuestas.
  • Que sea muy fácil para navegar, pudiendo cambiar de categorías y encontrar productos relacionados con mucha rapidez.

De la idea a la acción

Tener buenas ideas es una tarea más o menos sencilla, el asunto está en la capacidad que tengamos para ponerlas en marcha. En el caso de una tienda online, buena parte de las ideas deben enfocarse en tener un diseño apropiado, y en eso se hace clave contar con una empresa de diseño web Barcelona.

Las razones de esta afirmación se deben a que el diseño está íntimamente relacionado a la marca, y esa fusión perfecta es lo que ha hecho que la visualización de ciertos iconos sean alusivos a determinada empresa, sin que se diga su nombre (por ejemplo la M amarilla de McDonald’s).

Para conseguir ese ansiado resultado positivo, lo primero que hará falta es estudiar a fondo la marca, apostando incluso por la revisión de datos de la competencia. Es muy importante en todo esto asegurar que será un sitio de fácil navegabilidad, donde el usuario se sentirá a gusto tanto con los colores como con las funciones encontradas, incluso con las clasificaciones de los productos.

El diseño no está exento de cuidar los elementos que tienen que ver con el SEO, los distintos idiomas, velocidad, la visualización y uso de un entorno que sea seguro para todos, etcétera.

Ventajas de una tienda online

Los aspectos positivos que giran en torno a una tienda online pueden validarse según la óptica desde donde se vea. Para las empresas, esto representa una inclusión dentro de los avances tecnológicos de los últimos tiempos, y eso asegura que se esté dentro del mundo donde la mayoría de los usuarios y clientes potenciales estarán.

También es un hecho que las barreras físicas ya no surtirán efecto y que ese pequeño local que solo tenía oportunidad de ofrecer sus productos en su ciudad o país, hoy puedan colocarse en el mundo entero como meta para conquistar.

Los costes son menores por evidentes razones; no hay que pagar locales y otro tipo de gastos que tengan que ver con ellos como los servicios, no se necesita un gran número de empleados y, en dependencia a la tienda, el stock puede estar almacenado en distintos puntos.

Por otro lado, los usuarios se ven beneficiados también porque cualquier cosa que necesiten está al alcance de un clic. Ya no hace falta perder tiempo en salir de tienda en tienda, pagar billetes de transporte público, etc., con unos cuantos clics la compra estará hecha y el producto se recibirá en casa en apenas unos días.

Se puede acceder al mejor precio aprovechando las rebajas que ofrecen las tiendas que son competencia. Esto es agradable a la economía familiar, sobre todo cuando se trata de un producto de difícil acceso donde los precios en lugares físicos tienden a aumentar.

El acceso a cualquier tipo de producto es mucho más fácil ya que con solo colocar lo que se quiere en el buscador, sea de forma general o específica, este arrojará los mejores resultados para este fin y, con eso, el tiempo dedicado a la investigación se reduce a unos pocos segundos.

Por último, hay que medir el impacto a nivel social que este tipo de negocios tienen, pues es un hecho que se trata de una estrategia de apoyo al medio ambiente, ya que se consumen menos recursos, como el tráfico, los servicios, el papel, la contaminación, entre otros.

El comercio electrónico es mucho más inclusivo porque los usuarios que compran productos no necesitan mostrar cómo van vestidos, los problemas de salud que tengan, el estado en el que viven o las condiciones económicas. Esto quiere decir que la exclusividad que se presenta en las boutiques más importantes del mundo, queda de lado, siempre y cuando el usuario tenga con qué pagar lo elegido.

Una tienda online es beneficiosa en todos los aspectos, tanto para quien vende como para quien compra y, de forma general, causa un impacto muy positivo en el nivel de vida de todas las personas porque la oferta es mucha.