Quantcast

Ikea dispara un 73% su facturación ‘online’ en España

Ikea disparó su facturación ‘online’ durante su ejercicio fiscal 2020 (entre el 1 de septiembre de 2019 y el 31 de agosto de 2020), con unas ventas de 187 millones de euros, que representan un crecimiento del 73% respecto al año anterior y el 12,9% de la facturación total, según ha informado la multinacional sueca.

En concreto, las ventas totales se situaron en 1.447 millones de euros en el último año, lo que supone un descenso del 10,2% respecto al ejercicio precedente, en un contexto marcado por la crisis sanitaria del Covid-19.

La directora general de Ikea en España, Petra Axdorff, ha destacado que el ejercicio fiscal 2020 ha sido “un año atípico, sin precedentes”, durante el cual la compañía ha tenido que tomar decisiones y adaptarse a cada situación para poder dar respuesta a las necesidades de sus clientes en un momento “tan crítico” y acelerar sus procesos y maneras de hacer.

“Sin duda, el contexto Covid-19 ha afectado a nuestras ventas pero también nos ha hecho reaccionar con agilidad y acelerar planes que de todos modos sabíamos que teníamos que hacer y que posiblemente en circunstancias normales nos hubieran llevado años”, ha resaltado.

Un “claro ejemplo” es, según la compañía, el incremento de la demanda ‘online’ que Ikea registró en España, especialmente durante el tiempo que mantuvo sus tiendas físicas cerradas, con el mobiliario de oficina y trabajo en casa como máximo exponente, ya que sus ventas llegaron a multiplicarse hasta por cuatro.

Así, para poder dar respuesta al incremento de pedidos en este canal, Ikea convirtió sus tiendas en España en centros temporales de logística que surtieran directamente a los clientes en sus hogares.

Asimismo, la compañía está volcada en las que son sus tres áreas principales de actuación e inversión: ser cada vez más accesibles, asequibles y sostenibles.

La primera se refiere a la estrategia omnicanal que viene desarrollando en España y que a través de nuevos formatos de menor tamaño y en enclaves urbanos le permite estar más cerca de sus consumidores.

Ya en julio, la compañía anunció la inversión de alrededor de 150 millones de euros en los próximos tres años dentro de un plan ambicioso de expansión y transformación que marcará el futuro de la compañía en España y que incluye precisamente el refuerzo logístico y ‘online’.

A su vez, confirmaba que 30 ciudades en todo el mundo acogerán estos nuevos puntos de contacto con diferentes formatos de proximidad, siendo Madrid y Barcelona dos de las ciudades elegidas. Esta última abría precisamente hace unos días el primer Planning Studio de Ikea en España, concretamente en Sant Pere de Ribes, mientras que en Madrid acaba de abrir en colaboración con Carrefour su primer punto de entrega en una ciudad con tienda, en el Centro Comercial Los Ángeles de la capital.

En paralelo, sigue potenciando su política de precios bajos para hacer que su oferta de productos y servicios continúe estando al alcance de la mayoría. Solo en 2019, Ikea invirtió 13 millones de euros en la reducción de precios en España.

Por último, Ikea ha subrayado que está “totalmente volcada” en conseguir el equilibrio entre el crecimiento económico, el impacto positivo en la sociedad y la protección y regeneración ambiental. Para conseguirlo, la compañía ha anunciado la inversión de 600 millones de euros en todo el mundo en su estrategia de sostenibilidad el próximo año, que incrementará la inversión total hasta los 3.800 millones de euros.

“Antes del estallido de esta situación estábamos teniendo un gran año, con un crecimiento de dos dígitos. En marzo, cuando cerramos todas nuestras tiendas, las ventas, como es lógico, empezaron a caer pero ya comenzaba a vislumbrarse el impulso de nuestra compra ‘online’, que acabó por convertirse en nuestro revulsivo del año. Después, una vez pudimos volver a activar nuestras tiendas y servicios progresivamente de acuerdo a las directrices oficiales, pudimos ver también cómo nuestros clientes y visitantes nos esperaban con ganas”, ha señalado Axdorff.

“El confinamiento puso de manifiesto la relevancia de nuestros hogares y quizá también por este motivo la afluencia en nuestras tiendas la primera semana fue de 800.000 personas, una cifra que incluso creció en semanas posteriores. Ha sido un año complicadísimo pero miramos el futuro con optimismo y con un claro objetivo: cuidar de nuestro negocio y de nuestras personas para seguir creciendo juntos”, ha resaltado.

INGKA GROUP SUPERA LOS 35.000 MILLONES

Por su parte, Ingka Group facturó el último año 35.200 millones de euros en los 30 mercados en los que tiene presencia, un 18% de los cuales corresponden al canal ‘online’, que ha mostrado un incremento del 60%.

El Grupo Ingka gestiona 378 tiendas Ikea en todo el mundo, que recibieron 706 millones de visitas, mientras que la página web ikea.com recibió 3.600 millones de visitas.

“Este año ha demostrado claramente que objetivo y beneficio van de la mano. Esta es la década más importante de la humanidad y los próximos años estarán llenos de obstáculos, pero en nuestras manos está diseñar e invertir en un futuro que no deje a nadie atrás, que sea limpio, ecológico y más justo. Nuestro objetivo es claro, queremos formar parte de la solución de la crisis climática y recuperarnos y readaptarnos para las futuras generaciones”, ha señalado el consejero delegado del Grupo Ingka, Jesper Brodin.

Comentarios de Facebook