Quantcast
jueves, 29 octubre 2020 9:11

El plan de la F1 para que todo el mundo se enganche a las carreras

La F1 busca las estrategias para que la competición tome valor y capte a más seguidores en el mundo. El gran dominio de los Mercedes en los últimos siete años ha hecho que la máxima categoría se haya vuelto monótona. Las autoridades de la FIA quieren añadirle nuevas herramientas que despierten el morbo de los aficionados. La meta principal es que escuderías como Ferrari, Red Bull o McLaren vuelvan a ser competitivas y se tenga mayor paridad. Lo último que se plantea es arrancar los grandes premios con parrillas invertidas, una genialidad que anunció Ross Brawn, director deportivo.

En los últimos tiempos el sistema de competición ha vuelto monótono el certamen. Ya muchos fans saben que en la mayoría de las veces el ganador de cada carrera saldrá del lote de los primeros cinco monoplazas. La propuesta de Ross Brawn es darle un giro y que la partida del domingo se dé con el orden invertido de los pilotos y sus coches, esto con el propósito que aumente el factor sorpresa y así despierte de nuevo el interés de los seguidores de la F1.

La idea de la F1 toma cuerpo

Pues Ross Brawn, director deportivo de la F1 llegó a la conclusión que cuando los favoritos como Lewis Hamilton no está entre los primeros cinco lugares el morbo se despierta y ocurre lo que pasó en el Gran Premio de Italia, donde los aficionados se hicieron más presentes en las redes sociales y por consiguiente los índices de audiencia aumentaron. En este sentido las carreras ganan en entretenimiento si no están los Mercedes ahora, como ocurría hace unos años con el Red Bull de Sebastian Vettel y hace algunos lustros con la Ferrari de Michael Schumacher.

Entre las propuestas que tienen sobre la mesa, una ya se está usando en las carreras de F2: las parrillas invertidas. La categoría de plata de la F1 cuenta con dos carreras cada fin de semana, una larga el sábado y otra más corta al sprint el domingo. Para la primera, se hace una clasificación al uso el viernes, pero para la segunda se invierte el orden de los 8 primeros que acabaron el sábado. Así, en teoría, los grandes favoritos tienen que sudar más para mantener su dominio.

“Desafortunadamente, no pudimos ir adelante, pero el concepto es algo en lo que nosotros y la FIA queremos trabajar en los próximos meses y discutir con los equipos para el próximo año. Creemos que la carrera del domingo mostró la emoción que una parrilla mezclada puede desarrollar y con los coches del año que viene siendo los mismos que este, nuestros fans podrían estar tentados de ver el mismo drama que vimos este fin de semana en Monza”, explica el exingeniero.

Comentarios de Facebook