domingo, 20 septiembre 2020 13:53

El efecto OT 2020 le puede costar un título a Lewis Hamilton

Relacionar un talent musical con la competición automovilística más importante del mundo puede parecer descabellado, pero no lo es. OT 2020, como casi todas las disciplinas deportivas, se vio afectado por el coronavirus. Los profesores, con cautela, les informaron poco a poco de la dramática situación que afrontaba el mundo por culpa de esta pandemia mundial. Al final, no quedó otro remedio que cancelar temporalmente el programa. Lo mismo que ha sucedido con una temporada de F1 que aún no ha podido arrancar y que tiene como principal favorito a Lewis Hamilton.

OT 2020 ha servido como referencia a otros espacios porque ha vuelto a la ‘normalidad’ como ha podido. Entre las cláusulas para regresar, los directores alertaron: si algún concursante daba positivo sería automáticamente expulsado. O lo que es lo mismo: no esperarían a que todos diesen negativo. Una idea controvertida que no gustó a los fans, pero que por suerte pasó desapercibida cuando todos los concursantes del talent musical dieron negativo en Covid-19 y se incorporaron nuevamente a la Academia.

Esa base ha servido como precedente para otros deportes. Lógicamente en disciplinas de equipo o multitudinarias está claro que no pueden echarse atrás por la indisposición de algunos de los protagonistas. Sin embargo, en deportes como la F1 en el que son 20 los pilotos que participan, era una incógnita conocer qué requisitos existirían. Pues bien, ya es oficial: si alguien da positivo por coronavirus no participará en un Gran Premio que sí o sí se disputará independientemente del número de pilotos que pasen la prueba.

Con el calendario tan apretado que se ha conformado tras retrasarte el inicio cuatro meses, dar positivo en coronavirus obligaría a los pilotos a perderse más de una cita. Y eso, en una competición tan ajustada, puede suponer decir adiós a las opciones al título Mundial. En un año donde se espera que Mercedes vuelva a dominar como ha hecho en los últimos años, el coronavirus parece ser la única piedra de Lewis Hamilton en el camino.

Si no sucede nada raro el británico ganará otro Mundial, el sexto. Y con Bottas sumiso, ahora mismo su única preocupación parece ser el coronavirus. La superioridad que tiene Mercedes propiciaría que el finlandés le pudiese arrebatar el galardón si él se pierde más de una cita por esta dichosa pandemia mundial. Resulta curioso, pero el efecto OT 2020 se traslada a la F1 y es lo único que puede acabar con las aspiraciones de Lewis Hamilton.