Quantcast
jueves, 22 octubre 2020 7:53

Lidón Muñoz confiesa que no ha tenido la experiencia de unos Juegos Olímpicos

La nadadora española Lidón Muñoz recalcó su deseo de poder competir el año que viene en los Juegos Olímpicos de Tokio porque todavía no ha podido vivir esa “experiencia” y para poder “aprender de una competición de máxima presión”, y por eso aseguró el duro golpe que supuso la cancelación de la cita por el coronavirus porque “es como el momento que todo deportista espera”.

“Los de Tokio serían mis primeros Juegos y estaría encantada de estar y de aprender porque no he tenido esa experiencia y aprovecho la que me da cada competición internacional para que no me sorprenda y para aprender ciertas cosas para desenvolverte en el mundo del alto nivel y de una competición de máxima presión”, indicó Muñoz en su participación junto a la nadadora paralímpica Teresa Perales en los ‘Diálogos Paralímpicos’ organizados este miércoles por ‘Servimedia’.

La deportista de 24 años se calificó como “una nadadora versátil” y con opciones para sacar la mínima olímpica en los 50 y 100 libres. “La temporada pasada la logré en 100 y me quedó la ‘espinita’ del 50 y ahora quiero ir a por ella a toda costa. No están muy claros los criterios y esperemos que salgan pronto porque la temporada ya ha arrancado”, apuntó.

La castellonense, estudiante de Medicina, tiene claro que no dudaría en ponerse la vacuna contra el coronavirus. “No me arriesgaría para nada si al final llegamos a la preparación de los Juegos y tener un imprevisto de un positivo a última hora”, confesó.

“Creo que es algo complejo lo de que haya público en los Juegos, sería más fácil si hubiese una vacuna porque si no lo veo complicado con toda esa masa de gente”, añadió Muñoz, que también ve más factible que se disponga en la cita un modelo de ‘burbuja’ “con tal de que se pueda llevar a cabo”.

“Son muchos años de trabajo y los Juegos son como el momento que todo deportista espera. La idea de la cancelación en abril y mayo me destrozaba, por eso es una buena opción el modelo de ‘burbuja’ y sacrificar eso que acompaña a unos Juegos para poder tener mi premio final de estar allí”, añadió al respecto.

Muñoz tuvo “una primera fase de negación, de decir que no era verdad que no se iban a celebrar” los Juegos para pasar luego a una de “aceptación y que era la nueva realidad para todo el mundo”. “Los deportistas estamos acostumbrados a trabajar con objetivos y estábamos un poco perdidos y sin saber hacia donde íbamos”, comentó.

“No poder usar la piscina ha sido bastante duro porque la natación es desagradecida en ese sentido porque pierdes el ‘feeling’ con el agua, pero todo mi ‘staff’ trabajó muchísimo para poder darme todo lo que necesitaba. Ahora, cada prueba la vivo como un regalo, esto nos va a enseñar a valorar todo más”, subrayó la nadadora.

“TRABAJO MENTAL” DURANTE EL CONFINAMIENTO

La castellonense, que está “con ganas de estar muy en forma” y que también sabe que “hay que ser más responsables que nunca” para evitar un positivo que les haga “parar”, reconoció que fue “maravilloso” cuando volvió al agua.

“Creo que incluso estaba nerviosa, pero el trabajo en el confinamiento me sirvió para adaptarme mucho más rápido. Además, hice un trabajo mental muy importante como de visualización para no perder las redes neuronales que había creado y no olvidar todo lo que había conseguido. Me sorprendió lo rápido que recuperé la idea de como lo hacía 3 meses antes”, rememoró.

Lo que sí le afectó más fue de cara a sus estudios. “Soy muy organizada y esta situación ha sido como si me rompiera el castillo de naipes porque tenía un plan en función de la exigencia del año deportivo y el 2020 era el más exigente y me había preparado un poco el curso para que fuera lo más cómodo posible. Ahora no me encaja porque tengo que estar al cien por cien entrenando, así que hice un reajuste y acabaré lo que me queda en dos años”, declaró.

Finalmente, habló de su mayor sacrificio para poder practicar deporte de alto nivel. “Soy de Castellón y con 14 años me tuve que ir al CAR de Sant Cugat, no era consciente de lo pequeña que era para hacer ese cambio y sólo valoraba la oportunidad, pero ahora me sabe muy mal el haberme tenido que apartar de mi familia tan pronto porque es un tiempo que he perdido. También me gustaría haber aprovechado más mi carrera de Medicina”, sentenció.

Comentarios de Facebook