martes, 22 septiembre 2020 19:24

La RFEBM aprueba la “no obligatoriedad” de para jugar la Liga Sacyr

La Asamblea General de la Real Federación Española de Balonmano (RFEBM) ha aprobado este sábado, de forma extraordinaria en vía telemática, los diferentes formatos de competición en las Ligas nacionales, así como la “no obligatoriedad de formar parte de ASOBAL para disputar la Liga Sacyr ASOBAL”.

“El Departamento Jurídico de la Real Federación Española de Balonmano da validez legal a la propuesta, y por ello la misma ha sido sometida a votación”, explicó la Federación tras la Asamblea, que suprime -de esta manera- la obligación de ser socio de la Asociación para poder disputar la primera división masculina en España.

Además, la RFEBM -que también realizó un balance económico del ejercicio 2019, reflejando un superávit de 25.504 euros, con un total de 13.712.374 euros de ingresos-, aprobó el Informe de Gestión Deportiva y la fijación de las cuotas de participación, licencias federativas y tarifas arbitrales para la temporada 2020/2021.

En relación a las competiciones nacionales se acordó que la Liga Sacyr ASOBAL se dispute en el formato ‘todos contra todos’, tal y como se acordó este viernes en la reunión entre la RFEBM, ASOBAL y los 18 clubes que jugarán la próxima temporada en la máxima categoría, la Liga Sacyr ASOBAL, que se celebrará como liga regular a 34 jornadas.

Los cuatro equipos peor clasificados descenderán a División de Honor Plata Masculina. Además, la entrada del play-off de permanencia entre el quinto peor clasificado y el tercer mejor clasificado de División de Honor Plata Masculina queda aplazado a la temporada 2021/2022.

Por su parte, también se acordó en dicha reunión que la Copa de S.M. el Rey, de manera excepcional, se dispute en un formato de fase final única de 8 equipos. Los criterios de clasificación para disputar la competición en la temporada 2020/2021 serán los siguientes: el vigente campeón y el organizador accederán directamente al torneo, mientras que las seis plazas restantes quedarán adjudicadas a los mejores clasificados al final de la primera vuelta en la Liga Sacyr ASOBAL.

Además, los 16 conjuntos participantes en la máxima categoría del balonmano femenino, la Liga Guerreras Iberdrola, quedarán divididos en dos grupos de 8 equipos cada uno. “Se jugará una primera fase en sistema de doble vuelta, todos contra todos. Los cuatro primeros clasificados de cada grupo disputarán una segunda fase por el título, mientras que los cuatro últimos clasificados disputarán una segunda fase por la permanencia”, explicó la RFEBM.

En otras medidas aprobadas, la Asamblea del ente federativo aprobó la reducción del salario del presidente a 92.000 euros, “18.000 euros menos respecto al año 2019”, indicó la RFEBM en un comunicado. Además, los equipos de Liga Guerreras Iberdrola deberán tener, de cara a la próxima temporada, “un mínimo de 12 jugadoras contratadas bajo el sistema de la Seguridad Social”.

Por último, una vez concluida la Asamblea General Ordinaria, el presidente de la RFEBM, Francisco V. Blázquez, anunció su intención de presentarse a la reelección a la presidencia de la Real Federación Española de Balonmano. De esta forma, la próxima podría ser su tercera legislatura al frente del ente federativo.