Compartir

‘El golazo de Gol’, programa de ‘GolTv’, ha echo públicas unas imágenes captadas durante el partido del domingo que enfrentó al Real Madrid contra el Alves (3-0).

Isco entró a cinco minutos del pitido final y el escaso tiempo con el que contó debió molestarle.

Una vez concluido el encuentro, el malagueño aplaudió a la afición del Bernabéu en su camino a los vestuarios. Miguel Porlán ‘Chendo’, delegado merengue, acudió a su encuentro y le lanzó una carantoña. El centrocampista no dejó que Chendo le tocara y se revolvió para esquivar su mano.

Un nuevo gesto que confirma la mala situación del jugador dentro de la entidad blanca.