Compartir

El Barcelona es el único equipo español que se mantiene con vida en la Champions League después de la goleada de anoche (5-1) al Lyon.

El gran protagonista de la noche fue Lionel Messi que volvió a demostrar su maestría sobre el terreno de jugo, al anotar dos goles y hacer otras dos asistencias.

Los blaugranas se estrenaban en el marcador con una jugada dudosa. Un penalti inexistente a favor del Barça que el colegiado no dudó en apuntar, sin que el VAR rectificara.

Según el arbitro Denayer arrolló a Luis Suárez en el interior del área. Sin embargo la repetición demostró que fue el delantero uruguayo del Barça quien pisa al jugador del Lyon.