miércoles, 30 septiembre 2020 5:35

Bale, historia de un okupa en el Real Madrid

Gareth Bale es uno de los jugadores más controversiales y polémicos en los últimos tiempos del Real Madrid e inclusive, algunos consideran que él puede ser catalogado como okupa, un término que hace referencia a aquella persona que se instala en una vivienda o local deshabitado, sin tener derecho a ello según la legalidad vigente.

Asimismo, otros expertos en la materia han definido la palabra okupa como un movimiento social​​ radical que propugna la ocupación de hogares o instalaciones que estén deshabitados ​temporal o permanentemente, los cuales son utilizados como vivienda, guarida, tierras de cultivo, lugar de reunión o centros con fines sociales, políticos y culturales, entre otros.

¿Por qué Gareth Bale podría ser considerado como un okupa? Por el simple hecho que “el expreso de Cardiff” ha demostrado con sus recientes actitudes que él está ocupando un puesto en el club más ganador del torneo internacional más importante a nivel de clubes del mundo que claramente no merece.

Increíblemente, Gareth Bale pasó de ser una de las piezas más fundamentales en el esquema de juego de “La Casa Blanca” y el héroe de la final de la UEFA Champions League 2017/2018 ante el Liverpool de la Premier League de Inglaterra en el Estadio Olímpico de Kiev, Ucrania, a un don nadie que hace cualquier tontería en el banquillo del 34 veces campeón de LaLiga Santander.

Gareth Bale

Si bien es cierto que el galés todavía tiene mucho qué ofrecerle al conjunto de La Castellana, Zinedine Zidane, director técnico del cuadro vikingo, no se siente convencido con el desempeño del atacante de 31 años de edad y quiere salir de él durante este mercado de fichajes de verano. Pese a que Gareth Bale ha respondido en los momentos más difíciles del cuadro merengue, el entrenador galo y Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, han decidido prescindir de sus servicios, aunque no será nada sencillo verlo fuera del Estadio Santiago Bernabéu, ya que todavía le quedan 2 años de contrato y él está más que dispuesto a cumplirlos a cabalidad.

“Él se quiere quedar y nada ni nadie podrá cambiarlo. Si al Real Madrid no le gusta, pues que se aguanten, porque Gareth Bale no se va de España. Así que lo dejan jugar o le pagarán por estar sentado, igualmente él seguirá ganado”, comentó un amigo del jugador que pidió quedarse en el anonimato a este prestigioso medio de comunicación.

Sin embargo, es lógico entender la actitud que Gareth Bale ha tomado en ocasiones, ya que él entregó corazón, cuerpo y alma a una institución que lamentablemente le dio la espalda cuando éste más los necesitaba. Ahora, habrá que esperar a ver qué sucede con el futuro del “Expreso de Cardiff” dentro del Real Madrid durante este mercado de fichajes de verano, mientras tanto, él seguirá haciendo de las suyas para demostrar su inconformidad ante los medios de comunicación de los cinco continentes