Compartir
Facebook

Jenna Evans, de 29 años, soñó que viajaba en un tren de alta velocidad en compañía de su pareja cuando un grupo de ladrones irrumpió en su vagón, escribió en su página de Facebook.

Ante la presencia amenazante de los cacos, la mujer decidió proteger su posesión más preciada: un anillo de diamantes de 2.4 qualitates. Para ello, Evans, se lo tragó.

“Lo puse en mi boca y lo tragué con un vaso de agua”, escribió la mujer.

Al despertar, la joven se sintió aliviada al pensar que todo había sido una pesadilla, pero comprobó que su anillo ya no estaba en su dedo.

“Me di cuenta de que mi anillo no estaba en mi mano y tuve que despertar (a mi prometido) y decirle que me lo tragué, escribió. ”

Evans cuenta con un historial de sonambulismo y acudió a urgencias donde la paciente fue derivada a gastroenterología para que los especialistas extrajeran la joya.