Compartir

Una astronauta de la NASA, la teniente coronel Anne McCalin, abrió un interesante hilo en la red social Twiiter donde regaló a los internautas algunos consejos para sobrellevar el aislamiento tras el confinamiento domiciliario por la crisis del COVID-19.

Según la astronauta estas medidas le ayudaron en su soledad espacial y seguramente servirán en “cualquier otro lugar”. Sus consejos se basan en un estudio científico realizado por el psicólogo Dr. Al Holland, quien examinó qué tipo comportamientos ayudan a la correcta convivencia y al trabajo de pequeños grupos de personas aisladas.

Según el estudio existen cinco habilidades que mejorarán la convivencia durante el confinsmiento: comunicación, liderazgo, cuidado personal y cuidado de los demás.

Comunicaión

Comunicarse significa escuchar, preguntar y entender, por lo que la teniente coronel recomienda la escucha activa. “Hable sobre sus intenciones antes de tomar medidas. Use la terminología adecuada. Discuta cuando sus acciones u otras no tuvieron el resultado que esperaba. Tómese el tiempo para informar después del éxito o conflicto. Escuche, luego repita los mensajes para asegurarse de que se entiendan. Admite cuando te equivocas”, escribió.

Liderazgo

Un líder marca el camino y mejora la capacidad del grupo para conseguir resultados siempre que tenga una influencia positiva. Debe crear una red de confianza entre los miembros del grupo y establecer un ambiente de confianza. “Acepte la responsabilidad. Asigne tareas y establezca objetivos. Predique con el ejemplo”, aconseja la astronauta.

Autocuidado

Cuidarse a nivel físico y mental. La higiene es importante, dormir es fundamental para mantener un buen estado de ánimo. A través del cuidado personal se demuestra la capacidad de ser pro activo, señala McCalin. “Evalúe de manera realista sus propias fortalezas y debilidades, y su influencia sobre el grupo. Aprenda de sus errores”

Cuidado en equipo

El ‘Team Care’ hace referencia a la salud en un grupo a niveles psicológico, físico y logístico.

El estrés, la fatiga, la enfermedad, la escasez de recueros o la carga de trabajo puede afectar de manera significativa al estado del equipo. Hay que convertir al grupo en equipo para conseguir objetivos.