Compartir

Las autoridades norteamericanas tratan de determinar si Joshua Rudiger, de 42 años, quien se autodefinió como un “vampiro” tras haber bebido la sangre de sus víctimas, y que se encuentra cumpliendo condena en una prisión de California (EEUU), es el responsable de la muerte de su compañero de celda, Aaron Coderre, de 40 años, cuyo cuerpo sin vida apareció en las duchas del Centro de Salud de California en Stockton.

Rudiger ha sido recluido en una celda aislada mientras se investigan los hechos, informó el Departamento de Correcciones y Rehabilitación de California (CDCR).

El personal de la prisión encontró que el cuerpo de Coderre tirado en las duchas del presidio. Tras intentar reanimarlo, el preso murió por “una grave lesión causada con un arma”, determinaron las autoridades, tal y como informa ‘Los Angeles Times’. El reo cumplía condena perpetua por asesinato en primer grado. Su muerte se investiga como un homicidio.

Según los agentes, Rudiger también se encontraba en las duchas en el momento de los hechos.

Joshua Rudiger

Joshua Rudiger, originario de Oakland (California), fue condenado en 1998 por el asesinato de cuatro indigentes en la ciudad de San Francisco a los que degolló con un cuchillo para “beber su sangre”, informó en su día el ‘San Francisco Chronicle’.

Según el rotativo, el sospechoso contaba con un historial de enferemedades mentales. Tras su detención, en una declaración grabada Rudiger afirmó ser “un vampiro de 2.000 años”.  Durante su juicio, su abogado afirmó que se bebía la sangre de sus víctimas para ganar “vitalidad”. Rudiger fue sentenciado a cadena perpetua con la posibilidad de libertad condicional.