Compartir

Un médico se vio obligado a succionar casi un litro de orina de un hombre al que le practicó un catéter improvisado durante un vuelo transoceánico desde China a Nueva York (Estados Unidos).

Los hechos ocurrieron el martes en uno de los vuelos más largos de mundo, fletado por China Southern Airlines, que cubre la ruta entre Guangzhou y Nueva York, cuando, tras 10 horas de vuelo uno de los pasajeros comenzó a sentirse mal y pidió ayuda a una de las azafatas. El viajero, de origen chino, se quejaba de que no podía orinar con normalidad.

Todavía faltaban seis horas de viaje por lo que los cirujanos Zhang Hong, del hospital de la Universidad de Jinan, y Xiao Zhanxiang, del hospital provincial de Haikou, que se encontraban a bordo, idearon en un método para salvar la vida del hombre cuando el capitán pidió ayuda por los altavoces. La situación era urgente, la vejiga del paciente estaba a punto de estallar.

Los médicos trasladaron al pasajero a una zona del avión despejada de asientos y lo recostaron sobre el suelo. Allí usaron varias pajitas, una aguja, un tubo de una de las máscarillas de oxígeno, y ayudados con un poco cinta adhesiva, improvisaron un catéter.

“El hombre, de la tercera edad, tenía el estómago y el ombligo hinchado, estaba sudando mucho y mostraba señales de que estaba entrando en shock. El peligro era mortal si no actuábamos con urgencia”, señaló Zhang al diario ‘The Mirror’.

“El hombre tenía un historia familiar de próstata, lo que nos hizo sospechar que era la responsable de que retuviera la orina y no pudiera expulsarla”, añadió.

Zhang tomó la decisión de aspirar el líquido acumulado para salvar la vida del hombre. El doctor extrajo unos 800 mililitros que depositó en un envase. “Fue una situación de emergencia, no se me pudo ocurrir otra manera de hacerlo”, relató el cirujano.

Tras quedar estabilizado y aterrizar en los Estados Unidos, el pasajero fue atendido por los servicios médicos del aeropuerto.