Compartir
Twitter

En opinión de la aerolínea la fotografía de su pasaporte no se correspondía con su físico.

A Shannon Wotherspoon, de 24 años, se le impidió el embarque en un vuelo que iba a despegar del aeropuerto de Alicante por tener “la cara muy hinchada” y no parecerse a la fotografía que aparecía en su pasaporte, informa ‘Preferente.com‘.

Wotherspoon se disponía a regresar a Escocia tras haber pasado unos días de descanso en nuestro país. Durante su estancia, la joven sufrió una reacción alérgica que le había dejado hinchado el rostro.

“Mi piel estaba completamente hinchada y cuándo llegué al check-in, señalé eso”, declaró a medios británicos.

Tras negarle la entrada al avión se vio obligada a pagar más de 200 libras por un billete con British Airways para regresar a Reino Unido.

“El tema no fue objeto de debate. El único consejo positivo que me dieron fue qué otra aerolínea podría no ser tan exigente como Ryanair, y resultó ser el caso”, manifestó con enfado.